Récord mundial de buceo libre bajo el hielo

Arthur Guérin-Boëri encontró su nuevo reto bajo una capa de 50 cm de hielo.
Arthur Guérin-Boëri durante su descenso en apnea a 175 metros bajo el hielo.
En otro mundo © Alex Voyer
Por Dom Granger

Arthur Guérin-Boëri fue a bucear el 11 de marzo de 2017, aunque esta vez era muy diferente a las miles de veces que ha practicado el deporte de buceo en apnea.

Ese día Guérin-Boëri entró a través de un agujero en un lago helado de Finlandia para batir el récord del buceo libre más largo bajo hielo.

Hacía mucho frío pero fue extraordinario. Nunca había experimentado algo así, fue impresionante.

Arthur Guérin-Boëri

La idea vino cuando empezó a sentir la necesidad de vivir una nueva aventura. Aunque ya tenía un par de récords del mundo en apnea (300 m con aletas y 200 metros sin aletas).

“Quería probar algo que fuese más complicado desde el punto de vista de la seguridad. Quería un nuevo récord”, dijo Guérin-Boëri. Cuando vio la distancia en el libro Guinness de los récords ya sabía lo que tenía que hacer.

La distancia a batir eran 150 metros. Pensó que lo podía lograr pero enseguida se dio cuenta de que llegar a los 175 m no iba a ser tan sencillo.

El buceo libre bajo hielo es mucho más complicado. Primero tienes el factor riesgo: bajo 50 cm de hielo no puedes salir a la superficie cuando quieras. Luego está la temperatura del agua (0° C) y el efecto que tiene en el cuerpo y en los reflejos. 

“Los reflejos son uno de los mecanismos de protección del cuerpo cuando haces buceo libre. Cuando dejas de respirar bajo el agua el corazón late más despacio y la sangre va a los órganos vitales. Estos mecanismos de protección son buenos pero tienen un inconveniente: sientes la necesidad de respirar”.

Arthur Guérin-Boëri durante su buceo en apnea de 175 m bajo el hielo.
Es difícil aguantar el deseo de respirar © Alex Voyer

Bajo condiciones normales en apnea el reflejo ocurre a los 75 metros pero con agua fría sientes la necesidad de respirar a los 30 m. “Es bueno porque protege mi cuerpo pero es duro porque quiero respirar. La zona de confort es mucho más pequeña”.

“El estrés de tener a tantas personas mirando es enorme. Es una presión añadida. Hace mucho más difícil el que te relajes y te concentres”.

Encima la compañía aérea perdió el equipaje de Arthur: “No pude bucear con mi propio equipamiento a excepción de un traje de neopreno que tenía de repuesto. Lo que supuso más estrés. Sabía que iba a ser difícil y sólo tenía un intento”.

Foto bajo el agua en la que se ve el hueco en el hielo, con la aleta de Arthur Guérin-Boëri.
El reto está a punto de comenzar © Alex Voyer

¿Cómo se calmó antes del buceo? “Me tuve que preparar con mucha antelación. Primero tuve que calentar, teníamos una furgoneta con una sauna gracias al equipo finlandés. Luego me tumbé durante media hora antes de ponerme en el agujero. En el agujero hice meditación, ejercicios de apnea y mucha visualización. Incluso si iba hacia lo desconocido lo intentaba visualizar”.

La preparación mental es vital para un récord como éste, para lidiar con el estrés y los miedos: “Sí, tenía miedo. Cuando me perdieron el equipamiento lo vi como una señal: ‘Arthur, no te sumerjas’. Pero fui capaz de forzar mi destino. Llegué al lago con mucho estrés y aprensión, con miedo a lo desconocido. Pero fui capaz de concentrarme lo suficiente y entrar en un estado de casi auto hipnosis”.

Arthur Guerin-Boeri récord mundial de buceo libre bajo el hielo a lo largo de 175 metros.
¿Dónde está la superficie? © Alex Voyer

¿Qué se siente debajo del hielo? “Es muy extraño. El agua está muy fría y tienes una capa de hielo de 50 cm encima pero te sientes... bien. Es raro, no sientes claustrofobia, te sientes como envuelto por algo, casi protegido. Es maravilloso y precioso. ¡Aunque es un ambiente donde el ser humano no tiene nada que hacer! Los seres humanos no estamos hechos para nadar a temperaturas bajo cero”, dijo.

Si quieres saber más de esta aventura permanece atento a la película sobre el récord (Second Souffle) que saldrá en septiembre. También puedes leer el libro (Le Bien-Être Sous l'Eau) de Guérin-Boëri.

Sigue a Arthur en Facebook e Instagram.

read more about
Next Story