Cruzar el Atlántico remando de pie

Chris Bertish salió de África en un bote a remos y llegó al Caribe 93 días más tarde.
Remando a través del Océano Atlántico.
Acercándose a tierra © Brian Overfelt
Por Josh Sampiero

Chris Bertish hace poco completó una aventura casi imposible, cruzar el Atlántico en una tabla de surf “stand-up paddle” modificada. Una gesta que pone de manifiesto el poder de la voluntad, la resistencia física, la importancia de un minucioso plan y, por supuesto, la necesidad de tener la suerte de nuestro lado.

La aventura de Chris ha sido recogida por los medios de comunicación de todo el mundo. Hemos decidido explorar un poco en los números que rodean a esta gesta.

93
Los días en el agua

La idea original era remar desde Marruecos hasta Florida, una distancia de 4.600 millas (7.360 km) pero el mal tiempo lo detuvo y lo forzó a llegar a otro destino: Antigua.

15
Horas diarias remando

Remaba sobre todo durante la noche para evitar el sol, pero aun así lo hizo durante una media de 15 horas diarias.

700 kg
El peso de su bote

La tabla de seis metros pesaba 350 kg, a lo que había que añadir 250 kg de alimentos y equipo, además del peso de Chris. En total 700 kg que el aventurero tuvo que arrastrar remando a lo largo del Atlántico.

 Todo sonrisas cuando se acerca el final

Chris Bertish, remero de pie.
El último esfuerzo © Brian Overfelt

6 metros
La longitud de la tabla

Dentro de la cabina tenía un navegador por satélite para recabar la información necesaria como velocidad, dirección, distancia, profundidad, “waypoints”, etc. Además de un radar y una radio. Tampoco faltaba una bomba para achicar agua, purificador de agua, luces de navegación y baterías alimentadas por energía solar.

16 metros
Así de grande aparecía la tabla en el radar

Tenía un “EchoMax” que amplifica la señal de mi bote desde la perspectiva de un radar. Un gran trasatlántico veía mi tabla de seis metros como un yate de 16 m. Durante las tres primeras semanas pasé mucho tiempo en la radio pero una vez que llegué a Canarias ya me sentía mucho más cómodo.

En Ciudad del Cabo lo recibieron como un héroe

 

Da gusto volver a tierra firma.
El recibimiento del héroe © Mark Sampson

3x
Cada parte vital del bote tiene dos sistemas de back-up. Algo positivo...

5,3
Litros de agua al día

Las baterías dejaron de funcionar por lo que tuvo que racionarlo todo, por ejemplo usar menos el purificador de agua. “Tuve que enseñar a mi cuerpo a funcionar con sólo 5,3 litros de agua al día pese a que estaba haciendo un esfuerzo equivalente a un Ironman. Cualquier médico especialista en medicina deportiva te dirá que necesitas más de un litro de agua por hora si estás haciendo ejercicio. Puedes enseñar a tu cuerpo a hacer cosas increíbles siempre y cuando tengas un objetivo”, dijo Chris.

¡Ya no necesitaré esa bengala de seguridad!

 

3
Comidas diarias y un montón de snacks

Tenía que emplear agua para preparar los alimentos liofilizados. Comía tres veces al día, además de chocolate y batidos. “La nutrición fue algo que hice de manera científica. Ya tenía experiencia en este aspecto y lo apliqué en este proyecto”.

15 kg
Pérdida de peso

Chris sabía que iba a perder mucho peso por ello empezó con 80 kg. Al finalizar pesaba 65 kg (¡sí, con barba incluida!). ¿Su próximo plan? Quedarse en 72 kg.

2
Remos diferentes

A medida que iba consumiendo la comida el bote se iba aligerando, por lo que cambiaba la línea de flotación. Por ello usó dos remos, uno largo y otro corto.

1
Visitante peligroso

“Vi a un montón de tiburones y otros animales marinos. Un bicho gigantesco empezó a empujar el bote, nunca supe lo que era, podría haber sido una ballena o un calamar gigante”.

Su familia está feliz de tenerlo de nuevo 

Chris Bertish y su familia.
Chris lo celebra con sus hermanos © Brian Overfelt

2
Hamburguesas

“Ahora siento la necesidad de consumir proteínas. Así que como dos hamburguesas diarias”.

6 millones de rand
Recaudó un montón de dinero

El proyecto ha recaudado muchos fondos para tres sociedades de caridad: Signature of Hope, The Lunchbox Fund y Operation Smile. El dinero se empleará para construir escuelas, alimentar a niños y darles asistencia médica en Sudáfrica (el país de Chris).

Chris, ¿y ahora qué? Dice que tiene planeada una gran aventura... para dentro de cuatro o cinco años. Bueno, si has cruzado el Océano Atlántico remando necesitas descansar un poco.

read more about
Next Story