Rastrojero Dakariano

Historia del día: El Rastrojero dakariano

© Frederic Le Floc'h / DPPI

El cordobés José Blangino corre el Dakar 2018 con un prototipo que homenajea a uno de los vehículos más emblemáticos de la Argentina.

Sin ser un Peugeot 3008 DKR Maxi ni la última generación de la Toyota Hilux, dos de las máquinas que están luchando por la victoria en el durísimo Dakar 2018, el auto del cordobés José Blangino llama mucho la atención. ¿El motivo? Utiliza la carrocería del Rastrojero, uno de los vehículos más populares de la Argentina durante las décadas de 1960 y 1970.

Este empresario amante de la velocidad ya compitió con este prototipo en el Dakar 2017 y fue todo un suceso entre los fanáticos de esta recordada marca. Y es por eso que decidió volver a utilizarlo en su octava experiencia dakariana.

Para su construcción se partió de la base de uno de los modelos producidos por Industria Aeronáutica Mecánica del Estado entre 1952 y 1979. Se le reemplazó su mecánica original por un motor Chevrolet V8 de 300 caballos y se lo dotó de una carrocería de fibra de vidrio.

“Nunca imaginé que por utilizar un vehículo carrozado como un Rastrojero iba a tener tanta repercusión entre el público y los medios. El año pasado, con el correr de las etapas, empecé a sentir el cariño del público que me pedía sacarse fotografías y me daba permanente apoyo. Allí me dí cuenta que algo pasaba con ese auto”, explicó Blangino.

“Para el 2018 hicimos una pasada en limpio del coche, pero sin modificar nada en especial. Quiero tener la satisfacción de llegar a mi Córdoba querida en el final y compartir el esfuerzo con toda mi familia que tanto me apoya”, agregó.

Con su prototipo Rastrojero, Blangino marcha 29° en este Dakar y encara la parte final de la extenuante carrera con grandes posibilidades de cumplir su objetivo. En el medio, seguramente volverá a recibir el aliento del público argentino y de los fanáticos de esta marca que volvió a renacer gracias a su iniciativa.