Ciclismo

5 cosas que debes saber antes de rodar sobre la grava

© Duncan Philpott/Tweed Valley Guides
¿Te apetece dejar el asfalto? Aquí tienes una valiosa información que te ayudará a disfrutar de tu bici sobre la grava.
Por Ric McLaughlinPublicado el
Las bicis para la grava están de moda en estos momentos y por una buena razón.
El “boom” de este tipo de bicis comenzó en Estados Unidos pero se ha extendido con rapidez por todo el mundo. Hasta hace poco las bicis de montaña dominaban las redes sociales, pero cada vez vemos más aficionados que promueven las bicis para la grava. ¿Quieres saber más? Nuestro consejo es que sigas leyendo porque estas bicicletas te ayudan a mejorar tu forma física y resistencia, al mismo tiempo que puedes explorar caminos desconocidos.
De acuerdo con nuestra experiencia, esto es lo que debes saber:
1. Aquí también el tamaño de las ruedas es importante
Si eres un mountain biker que comienza a explorar el mundo de las bicis para grava, ten en cuenta que en esta especialidad también se habla mucho sobre el tamaño de las ruedas. Los dos tamaños más usados son 650B y 700c, el más pequeño coincide con el tamaño medio en MTB, mientras que el grande es equivalente a las 29 pulgadas.
Foto de una bici para la grava.
La Santa Cruz Stigmata es una de las mejores bicis para la grava
Los neumáticos son fundamentales a la hora de rodar por la grava, pues no solo serán tus suspensiones sino que además afectarán a la resistencia a la rodadura. El tamaño más pequeño de los dos deja espacio libre para poner un neumático más grande. Si estás acostumbrado a rodar con una MTB te sentirás más en casa con ruedas de 650B y neumáticos grandes. Si lo tuyo son los neumáticos finos es mejor que te decidas por las ruedas de 700c.
Claro que la cosa es un poco más complicada porque también influye el volumen del neumático y de cómo se asienta en la llanta. Al final dependerá de tus gustos.
Un grupo de riders con bicis para grava ruedan por el bosque.
Lo mejor, como siempre, es ir acompañado
2. No hay una forma “correcta” de equiparse para la grava
Nos recomendaron (y es algo que tiene sentido) emplear de cintura para bajo equipamiento de XC MTB y en la parte de arriba usar prendas para la práctica del ciclismo de carretera. Por supuesto, el “look” se puede complementar con algún detalle de tu cosecha.
Varios riders llevan diferentes prendas a la hora de rodar por la grava.
La vestimenta para la grava es muy variada
Las excursiones por la grava suelen ser largas, incluso de varios días, por lo que la capacidad de carga es fundamental. Estuvimos rodando por el Tweed Valley en Escocia, alejados de la civilización y con una climatología cambiante. Así que tuvimos que llevar piezas de repuesto, comida, líquidos y prendas extras.
El kit que necesitamos para rodar por la grava es similar al que llevamos en la bici de carretera o en una MTB. Se trata de estar preparado para posibles percances, ya sean debido a la meteorología o a la mecánica.
3. ¡Vas a pinchar!
Aquí hay un elemento un poco masoquista, pero no se puede ocultar la realidad, es fácil pinchar al rodar sobre grava. Sin suspensiones y, a menudo, a más velocidad que con una mountain bike, los neumáticos se ven obligados a absorber miles de impactos sobre superficies que pueden ser punzantes. Al pinchar todo el grupo echará una mano a la víctima pues nadie sabe quién será el siguiente.
A la hora de rodar sobre grava hay que aceptar la posibilidad de pinchar.
Es fácil pinchar cuando se rueda sobre grava
Aparte de los pinchazos las bicis para grava son muy robustas, pues en ellas se emplea lo que se ha aprendido con las MTB y con los modelos de carretera, ya sea en el apartado de la transmisión o en lo que respecta a los frenos. Absorben con eficacia las vibraciones y te permiten concentrarte en coger al que va escapado o saltar el charco que tienes delante.
4. Todo es parecido pero diferente…
Tu primera hora encima de una bici para grava supondrá un cursillo acelerado. Quedarás gratamente sorprendido por la velocidad a la que podrás atacar subidas que antes eran muy complicadas.
Un grupo de riders rueda bajo la Lluvia con bicis para grava en Escocia.
En los bosques de Escocia nunca sabes qué climatología vas a encontrar
La primera vez que ataques con un manillar bajo una rápida curva peraltada a izquierdas tendrás que echarle valor. Las bicis para grava no son modelos de trail pero permiten rodar por senderos sencillos y explorar colinas desconocidas.
Si provienes del mountain bike te adaptarás con facilidad a la bici para grava, pero siempre deberás contar con un periodo de aprendizaje.
5. Sal con gente que tenga experiencia con la grava
Si sales a rodar sin compañía por pistas de grava puede que la experiencia no te conquiste y acabes poco convencido de una actividad que no es ni de campo ni de carretera (al menos desde el punto de vista del MTB).
Un grupo de riders con bicis para grava se enfrentan a una zona de desnivel.
Un guía puede hacer una ruta a tu medida
Hicimos una excursión sobre grava de 40 km con unos guías profesionales (Tweed Valley Guides) quienes nos prepararon un recorrido que supuso una inmersión en este tipo de terreno. Cuando persigues al rider que llevas delante y el camino está despejado, todo empieza a cobrar sentido.
Un grupo de riders se relaja tras finalizar una excursión sobre grava.
Momento de relax después de rodar por la grava
Rodar sobre grava supondrá una nueva experiencia y pondrá a prueba tu cerebro, además de mejorar tu técnica encima de la bici. Hay cientos de caminos de grava que puedes explorar... y no hace falta que te vayas a Escocia.