esports

"Churra” Bravo: La palabra que me define es perseverancia

© Cortesía Churra Bravo
Tras años de frustraciones donde pensó varias veces en renunciar, actualmente es parte del equipo 9z y vive en Argentina, donde recibe un sueldo y entrena 9 horas diarias.
Por Tomás MosqueiraPublicado el
NombreAída Bravo González
Cumpleaños:07/04/1994
Lugar de nacimiento:Santiago, Chile.
Profesión:Ingeniera Comercial
Comida favorita:Arroz con pollo asado y ensalada de tomate; acompañado de jugo de naranja, y para el postre helado de piña.
Sueño:Representar a Chile en una competencia internacional de Counter Strike.
Datos desconocidos:Jugó baby fútbol, asistió a talleres de bailes folclóricos y fue cheerleader. Prefiere que le regalen papas fritas antes que un chocolate.
¿Cómo te ves en el futuro?Trabajando con un equipo de esports, aportando con mi experiencia y conocimientos de ingeniera comercial. Lo que me mueve es la industria de los videojuegos.
Cuando Aída “Churra” Bravo tenía 8 años comenzó su historia con los videojuegos sin saber que serían el motor de su vida. Todo partió con Tetris, Crash Bandicoot y Twisted Metal, pero cuando aparecieron nuevos géneros de juegos, y vio por primera vez Call of Duty, algo en ella despertó y empezó a tener interés en los títulos de disparos en primera persona.
Su gusto por los First Person Shooters no se detenía, hasta que una casualidad cambiaría su destino. De visita en la casa de un primo, éste le presenta un juego de disparos por equipos donde un grupo de terroristas enfrenta a otro de fuerzas especiales, y el ganador sería quien elimine primero a todos los oponentes o consiga colocar una bomba en el mapa. Este juego era el Counter Strike en su versión 1.6.
Tenía 17 años, y después de jugarlo no pude parar. En el 1.6 yo no usaba un nickname, me ponía como nombre un punto o una coma, para que no supieran que era mujer. Tampoco hablaba mucho, solo conversaba en el Team Speak con mis amigos. Ese juego era un poco tóxico, cuando se enteraban que yo era mujer aparecían los insultos y me mandaban a la cocina
En 2012 se lanzó una nueva entrega de este juego, el Counter Strike: Global Offensive, pero Aída no quería dejar el 1.6. Pasaron un par de años hasta que se hizo obligatorio migrar al CS:GO.
Me tuve que unir al rebaño, la verdad no me quería cambiar. Cuando llegué al GO jugaba por diversión, pero me empezó a interesar la idea de competir y subir mi nivel de juego. Aprendí mucho mirando torneos de afuera, me hice amiga de muchos jugadores nacionales y decidí armar un equipo de mujeres. Era el año 2014 y nacieron las ‘Dai5y’, mi primer equipo
Con el paso del tiempo, Churra se dio cuenta que no era fácil pertenecer a un equipo con ganas de competir. Las responsabilidades, tiempos y compromisos de las jugadoras hacían muy difícil que todas pudieran coordinarse. En un par de años ya había armado varios planteles, ingresaba a distintos servidores del juego buscando mujeres con las mismas ganas de competir, y así fue como encontraba a la “amiga de una amiga”, hasta que fundó a las “Carry Me” en 2016.
Ese elenco no consiguió títulos, pero sí muy buenos resultados a nivel latinoamericano convirtiéndose en el mejor de Chile durante un año. Pero las responsabilidades de la universidad y unos problemas con otras jugadoras provocaron que Churra dejara el equipo.
Así estuvo jugando de forma casual con amigos, hasta que la llamaron las Noxium a finales de 2017.

El sueño roto de la WESG 2018

Las Noxium, fueron creadas por un grupo de ex jugadoras de “Carry Me” y otros equipos de mujeres con el objetivo de hacer historia y convertirse en el mejor de la región. Su nombre tiene origen en el latín, y la traducción puede significar culpable, nocivo o dañino. Para el logo decidieron utilizar la caricatura de una calavera, parecida a la del símbolo de elementos tóxicos, pero estaba atravesada por rifles de asalto y tenía una corona.
Con las Noxium decidimos ir más allá. Pusimos horarios específicos para entrenar y teníamos un coach. No había salario, no habían sponsors, pero todas teníamos el mismo objetivo. Sabíamos que entrenando más horas y siendo más serios podíamos ganar y evolucionar. Todas estábamos enfocadas en una meta y nos dimos cuenta que era posible
En la medida que dedicaban más horas empezaron a obtener mejores resultados. Cuando comenzaron a ganarle a algunos equipos femeninos de Brasil se dieron cuenta que podían llegar al siguiente nivel.
Así decidieron ponerse a prueba contra las mejores de la región y competir por el único cupo de Latinoamérica en el mundial de Counter Strike femenino organizado por WESG (World Electronic Sports Games).
Este torneo consistía de varias etapas, y su primer desafío era ser campeonas en una gran clasificatoria donde estaban equipos femeninos de Argentina, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Paraguay, Bolivia, Paraguay y Uruguay, por mencionar algunos países. El vencedor viajaría a Estados Unidos al Esports Arena ubicado en Santa Ana, California, para competir en una final presencial contra un equipo de Brasil y otro que latinoamericano que entraría por repechaje. El ganador de esa terna clasificaría a la gran final mundial en China.
Era octubre de 2017, y las “dañinas” deciden tomarse unos días libres de sus responsabilidades y trabajos para hacer un bootcamp. Consiguieron un lugar donde llevar sus computadores y jugaban Counter Strike todo el día. Su rutina diaria consistía en revisar mapas y entrenar con equipos de mejor nivel.
Las Noxium habían analizado y estudiado a sus rivales, se tenían fe. Comenzaron a avanzar de fases y metieron entre las cuatro mejores de la región. En esa instancia su primer rival fueron las poderosas Dynasty de Argentina, lideradas por Evelin “Chjna4q” Acuña. Las chilenas estuvieron abajo en varios momentos de las partidas, pero las horas de entrenamiento dieron resultados y finalmente lograron revertir las partidas para llevarse dos mapas consecutivos y clasificar a la gran final.
Ahí enfrentaron a las Primadonnas de Argentina, este equipo era el candidato para llevarse el triunfo al contar con las talentosas jugadoras Julieta “Khizha” Grillia y Florencia “Flossie” Gaitán. En una ajustada serie donde hubo emociones, llantos y polémicas, las chilenas se llevaron el triunfo y consiguieron los pasajes para competir en Estados Unidos.
Tras este inédito triunfo las Noxium querían ir más allá. Sus pasajes a Los Angeles tenían fecha para febrero de 2018, y las chilenas estaban seguras que en igualdad de condiciones podrían dar la sorpresa y clasificar al mundial en China. Ahí dependería de sus talentos, ya que tendrían los mismos computadores y conexión que las brasileñas. Sin apoyo, ni marcas, Churra y sus compañeras se preparaban para el desafío más importante de sus vidas.
Un mes después de su triunfo llegó una noticia que fue un balde de agua fría, debido a las políticas de migración en Estados Unidos, Alisports, la empresa organizadora de la WESG, decidió no enviar equipos a Norteamérica y los finalistas jugarían de forma remota desde sus países.
Con este cambio, las Noxium tendrían que enfrentar a las campeonas de Brasil, Vivo Keyd, que tenía en sus filas a una de las mejores jugadoras de CS:GO en la región Camila “Camyy” Natale, y tendrían que volver a enfrentar a las Primadonnas de Argentina, clasificadas por repechaje. Esto fue un golpe anímico para las chilenas, pero estaban dispuestas a dar la pelea a pesar de las dificultades.
La diferencia de jugar en Chile en relación a otros países existe. Ellas tienen ventajas por la calidad de sus computadores y el ping. Si todas jugáramos en Brasil sería parejo
Era la primera semana de febrero en 2018 y las Noxium tenían que superar a las Primadonnas para enfrentar a las brasileñas en la final. Mientras el equipo de Churra tenía que buscar un lugar con internet y espacio donde jugar, las argentinas estaban instaladas en las oficinas de LocalStrike, una productora de eventos de videojuegos, donde tenían una buena conexión de Internet y computadoras de primer nivel.
Las Noxium el 2018
Las Noxium el 2018
La serie fue un trago amargo para las chilenas, marcada por muchos errores y mala comunicación donde perdieron la clasificación, cayendo en el primer mapa por un ajustado 17-19 y en segundo juego se vieron sobrepasadas por un 9-16.
Tras esta derrota las Noxium trataron de mantener el equipo, pero la falta de apoyo por parte de las marcas hizo inevitable un quiebre. Todas las jugadoras se comenzaron a cuestionar si era una buena idea seguir dedicándole tanto tiempo al Counter Strike.
Churra en sus tiempos de CGL
Churra en sus tiempos de CGL

La apuesta por convertirse en jugadora profesional

Aída Bravo se replanteó seguir jugando de forma competitiva. Ya tenía su título de ingeniera comercial, sabía que podía conseguir un trabajo y dedicar sus tiempos libres a jugar Counter Strike de forma recreativa.
Me quise rendir muchas veces y me cuestioné el seguir jugando. Es triste, pero ser chileno y jugar Counter es muy difícil. Si no son equipos argentinos o brasileños no llegas a ninguna parte, porque en Chile las marcas no apoyan a este juego
Cuando comenzó jugando, Churra nunca pensó que podría ser dedicarse profesionalmente al Counter Strike. Ella ama el juego, le encanta competir, pero lamentablemente estas ganas no le daban dinero para poder vivir. Aún así decidió darse una última oportunidad, se dio plazo de un año y apostó por trabajar solo en cosas relacionadas a videojuegos.
Pensé en ser streamer, comunicadora, hacer videos en YouTube, trabajar en la televisión o hacer algo para atraer más gente y marcas al Counter. Mi idea era hacer crecer el interés en el juego
Así comenzó a buscar trabajos de medio tiempo, y en sus horas libres ayudaba en distintas iniciativas relacionadas a los esports. Se puso en contacto con Circuito Gamer Latinoamericano (CGL), una productora de torneos de videojuegos, y comenzó a apoyarlos en todo lo que pudo. Trabajó organizando competencias, fue árbitro de Counter Strike: Global Offensive y DOTA 2, e incluso probó suerte como caster. “Me fue bien como caster, me llegaron ofertas, pero también me llegó una para seguir jugando”, comenta Churra sobre una propuesta que en el futuro sería una gran oportunidad.
El equipo femenino de Counter Strike de Isurus Gaming (donde estaban jugando sus ex rivales Chjna4Q, Flossie y Khizha) le ofrecieron un cupo en su plantel. “Con China somos amigas desde la época que ella jugaba en Dynasty. Siempre quisimos jugar juntas. Yo las parchaba cuando les faltaban jugadoras, y un día me ofrecieron ser parte del equipo, pero como reserva. No quería ser la sexta. Agradecí la oportunidad, pero preferí probar suerte en otro equipo y terminé jugando en Thunderstorm de Brasil”, explica Churra.
Aída siguió compitiendo, esperando una oportunidad para brillar, pero su meta de ser jugadora profesional de Counter Strike aún estaba muy lejos. De forma paralela, el equipo de Isurus Gaming, donde rechazó ser reserva, se estaba convirtiendo en uno de los mejores de la región compitiendo de igual a igual con las brasileñas.
Pasó el tiempo, y en el último tramo de 2019, el equipo del tiburón volvería a hacer una oferta por Churra. Esta vez, una de sus jugadoras decidió dejar el equipo por temas personales y quedó libre un cupo entre las titulares, Aída no lo pensó y comenzó a jugar con las argentinas.

Su nueva vida en Argentina jugando 9 horas diarias

En las últimas semanas de 2019 ocurre un hecho inédito en la región, 9z, un equipo de esports fundado por el streamer Francisco “Frankkaster” Postiglione, decidió invertir en una Gaming House y tener a tiempo completo un equipo de Counter Strike femenino. Su idea, es que durante un año las jugadoras puedan entrenar con todas las comodidades y puedan participar en las principales competencias del mundo.
Con esto en mente, Frankkaster armó un súper plantel donde estarían las ex jugadoras de Isurus Gaming Khizha, Chjna y Flossie; sorprendieron a todos con la contratación de Camyy de Brasil, y la chilena Churra sería la soporte de este plantel. El entrenador escogido fue Joaquín “Lokomotion” Cuevas.
El equipazo de 9Z 2020
El equipazo de 9Z 2020
Para Aída dejar a su familia fue uno de los temas más delicados. Ellos creían que los videojuegos eran un hobby y cuando les contó que se iría a vivir a otro país para jugar de forma profesional su mamá no le creyó.
Cuando me llegó la oferta para irme a vivir a Argentina, sabía que era difícil vivir lejos de mi familia, estar con gente que no conoces. Pero también sabía que avanzabas mucho más rápido cuando están todos en el mismo lugar y con los mismos objetivos
El 4 de enero de 2020, Churra llegó a vivir a Argentina, y días después fue presentada de forma oficial en las redes sociales de 9z.
En menos de una semana desde su aterrizaje, este equipo tuvo su primera competencia oficial, las clasificatorias para Latinoamérica de la WESG 2020 donde jugaban contra unas conocidas de Aída, las Noxium.
Las chicas decidieron rearmar el equipo para competir ese campeonato. Estaba nerviosa de enfrentar a las jugadoras con las que había jugado durante mucho tiempo, pero me tuve que convencer que esto es una competencia y tenía que jugar como siempre. El primer mapa entré nerviosa, ya para el segundo me solté
El equipo argentino ganó la partida por una amplia diferencia y ahora deberán viajar a Brasil para obtener un cupo al mundial en China.
Acerca de su adaptación a vivir en una casa con otras personas que no conocía y jugar videojuegos por 9 horas diarias no fue fácil para Churra.
El primer mes fue muy estresante, me cuestioné si esto era lo que quería en mi vida. Pero me terminé adaptando y ahora es parecido a un trabajo de oficina, pero un poco más cansador. Tienes que estar siempre atenta. Acá no se puede sacar la vuelta, a lo más te distraes 5 a 10 minutos, porque siempre estamos entrenando, siempre estamos contra el tiempo
En solo un par de semanas compartiendo con sus nuevas compañeras de equipo, Aída se ganó un espacio importante en su corazón. Por redes sociales han declarado que la quieren adoptar como una hermana más en sus familias y destacan su buena energía.
Si tuviera que definir mi historia con una palabra sería perseverancia. Sabía que en algún momento se podía dar, sentía que se podía hacer. No es como pensar en viajar a la luna, que es un sueño utópico, el que no se puede realizar técnicamente si no eres de la NASA, porque necesitas un cohete. Esto es distinto y sé que podemos conseguir cosas importantes con las chicas