Games

5 secretos para colgarte de la telaraña perfecta en Spider-Man

© Insomniac Games
Spider-Man es uno de los grandes éxitos de Marvel y, como no podía ser de otra forma, os ofrecemos nuestros consejos para que controles al hombre araña por la Gran Manzana.
Por Adam BunkerPublicado el
Es justo decir que Marvel's Spider-Man lo ha hecho estupendamente bien. Ha vendido como nadie y ha recibido grandes críticas, además de una próspera cultura de selfies creada por Spidey. Sí, el bombo que se le ha dado a las nuevas aventuras de Peter Parker ha valido pena. Y quizás la parte más divertida de este nuevo título de los desarrolladores de Insomniac Games, es que han logrado hacer un Hombre Araña que se balancea por los rascacielos de Nueva York con la gracia que hemos estado esperando a lo largo de los últimos años. Y aunque columpiarse entre las grandes avenidas de la Gran Manzana es accesible para todos los jugadores, hay que profundizar si quieres dominarlo por completo. Aquí están nuestros consejos para convertirte en el rey de los swingers.

1. No se trata solo de columpiarse

Cuando piensas en 'Spider-Man', piensas en ‘columpiarte’, ¿verdad? Cruzando los altos rascacielos de Nueva York y viajando en el techo de algún coche, pero sobre todo contento de ver a los peatones debajo de ti mientras te diriges a donde sea que se esconda el próximo gran villano. La cosa es que, si bien es cierto que pasarás mucho tiempo en el juego desafiando la tercera ley de Newton como un péndulo en forma de hombre, balancearse es solo una parte del rompecabezas cuando quieres mantener el impulso.
En otras palabras: No intentes columpiarte cuando la mejor opción es trepar por la pared. Aprende a mezclarlos con el impulso puntual Zip to Point (L2+R2) y Web Zip (botón X) que corrige el movimiento. Incluso si columpiarte es enormemente divertido, no es la única arma en el arsenal de Spidey. Usar las cuatro habilidades juntas es donde reside la maestría.

2. Sincroniza tus movimientos

El momento preciso en el que saltas de una telaraña a la siguiente marca una gran diferencia en tu velocidad, y hacerlo bien se convierte en un juego en sí mismo. Al balancearte, por ejemplo, obtendrás el mejor impulso si saltas justo cuando las piernas de Spidey se juntan y se doblan en ángulo recto hacia su torso; lanzarte antes de eso sólo te retrasará.
Del mismo modo, al usar Zip to Point, saltarás con más precisión si lo cronometras en el momento exacto en que aterrizas. La sincronización lo es todo, así que para conseguir movimientos de balanceo perfectos no te apresures.

3. Compra los dos mejores movimientos

La historia es genial, el combate es divertido y hay mucho que hacer, pero seamos honestos: el motivo principal para comprar un juego de Spider-Man es por sus habilidades arácnidas por la urbe, ¿verdad? Francamente, nunca ha sido mejor que en la entrega de Insomniac (y eso viene de los grandes fans de Spider-Man 2 en la PS2).
Pero hay dos habilidades clave que no tienes desde el principio y que, para nuestro dinero, marcan la diferencia. Ahora, puede que te sientas tentado a gastar tus puntos de habilidad antes de tiempo para un cambio progresivo, pero te recomendamos que mantengas las manos fuera de tu bolsillo y que ahorres lo suficiente para estas dos habilidades: 'Charge Jump' y 'Point Launch Boost'. Esto marcó una gran diferencia en nuestra jugabilidad lanzando telarañas, y te recomendamos encarecidamente que hagas lo mismo. Puedes agradecérnoslo más tarde.

4. Trucos = concentración

¿Realmente deseas impresionar a los ciudadanos de Nueva York? Mantén el Círculo y el Triángulo mientras estás en el aire y podrás realizar algunas acrobacias hacia delante, hacia atrás y hacia los lados mientras te balanceas. La buena noticia es que, si bien estas habilidades se ven innegablemente bien, también sirven para dos propósitos útiles.
La primera es repartir pequeñas cantidades de XP, ayudándote a avanzar hacia el siguiente nivel de desbloqueo del traje (por cierto, el traje también proporcionará habilidades potenciadas a Spider-Man). Pero lo que es más importante, esas volteretas ayudan a llenar la barra de concentración, permitiéndote llegar a tu próxima batalla con un mayor poder de ataque y permitiéndonos hacer uso de ella para distintas funciones, como curar al personaje.

5. Acepta que las cosas irán terriblemente mal.

No es fácil que Spider-Man sea un buen vecino. Incluso cuando has pasado todo un fin de semana jugando, y piensas que has dominado el arte de atravesar los tejados de la Gran Manzana, las cosas pueden salir mal, y saldrán mal.
A menudo pasarás de un torrente cinematográfico y sin fisuras que desafían la gravedad, a un vergonzoso porrazo contra la esquina inferior de un complejo de apartamentos en cuestión de segundos. Normalmente cuando alguien te ve jugar. ¿Nuestro consejo? Aprende a aceptar esto. El único (super)humano es Peter Parker, después de todo.