Silvester Eduardo - Varial Heelflip
Skateboard

¡Todos a bordo! El crucero está a punto de partir

© Roberto Alegría
Explora las ciudades de Savona, Olimpia y Mykonos en la primer parada de "The Mediterranean Cruise".
Por Walker RyanPublicado el
Skateboard · 6 minutos
The Mediterranean Skateboard Cruise Chapter 01
Cuando recibí un email invitándome a un viaje en crucero por el mar Mediterráneo, pensé que era una broma. "¿En serio?" pensé. "¿Una gira skater a bordo de un crucero pasando por Italia, Grecia, Bulgaria, Rumanía y Turquía? ¡No puede ser!"
En cada ciudad en la que atracaba nuestra mole flotante teníamos alrededor de seis horas para bajar del barco, encontrar spots, luchar por hacer nuestros trucos, perdernos y volver a encontrar el camino hacia el crucero antes de que zarpase de nuevo
Acepté sin dudarlo. Me sentí un poco culpable porque ya había hecho planes para atravesar EE.UU. con Tom Remillard durante las dos semanas que duraba el crucero, pero después de llamar a Tom y contarle que había hecho nuevos y mejores planes, la respuesta de Tom fue: “Suena épico, yo también voy a ir.”
Tres semanas más tarde llegamos a Roma y comenzaba nuestro viaje. Junto a nosotros teníamos una crew con skaters de todo el mundo, como Milton Martinez, de Argentina; Ross McGouran, de Inglaterra; Silvester Eduardo, de Nueva York, y Jaakko Ojanen, de Finlandia.
Ninguno de nosotros había estado antes en un crucero y, sinceramente, nunca pensé que viajaría en uno. Siempre pensé que los cruceros eran para gente mayor y viajeros perezosos de las clases más acomodadas. Lo de la gente mayor era verdad, el 80% de los pasajeros que nos acompañaban en el barco eran jubilados, pero como en cualquier otro viaje de skate, la pereza no estaba permitida.
En cada ciudad en la que atracaba nuestra mole flotante teníamos alrededor de seis horas para bajar del barco, encontrar spots, luchar por hacer nuestros trucos, perdernos y volver a encontrar el camino hacia el crucero antes de que zarpase de nuevo.
No existía la posibilidad de quedarse intentando un truco durante horas ni excusas del tipo: "Volvaemos mañana". Muchas veces nos teníamos que despertar a las 7 de la mañana para ser los primeros en bajar del barco (algo que nunca se suele hacer en un tour skater) y poder aprovechar cada minuto en tierra firme.
Un aliciente fueron las visitas relámpago a algunas de las ciudades más antiguas y bonitas de la costa mediterránea. Después de nuestras sesiones de skate tuvimos el placer de poder disfrutar de jacuzzis, piscinas, saunas, casinos y todos los lujos que te encuentras en una embarcación de la empresa Cruceros Costa Deliziosa.
Aunque poco ortodoxo, este ha sido además uno de los viajes más peculiares que hemos hecho. Nuestra primera parada fue Savona (Italia), seguida de Olimpia y Míkonos, dos pequeños destinos griegos con una cultura muy rica y de gran belleza. A pesar de nuestro limitado tiempo en tierra, encontrar spots en cada una de estas ciudades no fue ningún problema.
Te perdiste algo? Mira esto:
#MedSkateCruise