Siya Kolisi ha tenido mucho tiempo para entrenar
Rugby

Aprende a mantener el espíritu de equipo

© Craig Kolesky/Red Bull Content Pool
Cuando los Stormers, la escuadra sudafricana de rubgy, no pudieron entrenar juntos por el confinamiento, encontraron nuevas formas de mantener el espíritu de equipo.
Por Ola MaddenPublicado el
Los DHL Stormers han vuelto al campo de rugby pero hace seis meses los jugadores estaban en casa cocinando, rapeando y tratando de escribir canciones en afrikáans, pero siempre de forma competitiva.
Cuando Sudáfrica estuvo confinada en marzo, el entrenador John Dobson pensó que la mejor manera de mantener al conjunto unido era crear un espíritu de comunidad y competición.
“Cuando empezó el confinamiento pensábamos que en tres semanas estaríamos otra vez jugando. Teníamos mucha energía por lo que dividimos al equipo en cuatro grupos para que compitiesen entre ellos desde casa. Competían haciendo pasteles en el horno, cantando, contando historias… fue divertido”, dijo John Dobson.
John Dobson, entrenador del equipo de rugby Stormers, fotografiado durante un partido.
Dobson pensó que el confinamiento iba a ser corto
Además de las conferencias por Zoom en las que se hablaba de rugby, los jugadores se dedicaron a hacer actividades sociales, lo que les ayudó a mantener el buen ambiente entre ellos.
La competición en el horno “la ganó un tipo que además forma parte de los Springbok (la selección sudafricana). Hizo una tarta de manzana pero era algo raro, un poco sospechoso… al entrar en el horno no tenía la misma forma que al salir”, dijo Dobson con una sonrisa.
Los jugadores también pusieron a prueba sus talentos musicales, cada uno tenía que cantar o rapear unas estrofas sin acompañamiento. “Los jugadores y entrenadores teníamos reuniones por Zoom, en la que participábamos todos. Pero también queríamos que interactuaran entre ellos. Eso era fundamental para nosotros”.
Sin embargo, las tres semanas se convirtieron en seis meses antes de que pudieran volver al campo de juego. Las reuniones virtuales ayudaron a los jugadores a superar el difícil periodo del confinamiento.
“Fue difícil porque sentías que no podías hacer tu trabajo. Veías que la gente estaba cada vez más estresada”.
John Dobson, entrenador de los Stormers
“Cuando vimos que aquello iba para largo, les dijimos que se centrasen en sus amigos y familiares. Fue difícil porque sentías que no podías hacer tu trabajo. Veías que la gente estaba cada vez más estresada. Te daba miedo que el grupo estuviese cada vez más infeliz. Tenías miedo de perder al equipo, eso es lo que sientes como entrenador. Esa fue la mayor lección. Si de base estamos estresados, no va a surgir nada bueno. Había que sacar a los chicos de aquella situación”, dijo Dobson.
Una decisión acertada…
Siya Kolisi durante un entrenamiento en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, el 7 de septiembre de 2020.
Siya Kolisi
“Durante el confinamiento pude mantenerme en forma gracias al gimnasio que tengo en casa. Tengo la suerte de contar con una gran estructura para hacer ejercicio en mi hogar. Fue bonito entrenar con mi mujer, mis hijos y con el resto de la familia”, diceSiya Kolisi, miembro de los Stormers y capitán de la selección sudafricana.
Disfrutó con el tiempo extra con la familia pero echaba de menos la relación personal con sus compañeros de equipo.
El trabajo solidario también ayudó a los miembros de la escuadra a superar unos meses difíciles.
“Nuestros jugadores fueron a los townships y a zonas rurales para donar alimentos. Lo que les hizo sentirse muy bien. No solo recaudaron bastante dinero sino que también lo pusieron de su bolsillo. Fue algo maravilloso”, dijo Siya Kolisi.
“Nuestros jugadores fueron a los townships y a zonas rurales para donar alimentos. Lo que les hizo sentirse muy bien”.
El rugby está bastante estratificado, en los equipos hay jugadores veteranos con experiencia internacional y jóvenes con menos de 20 años. Los ejercicios de equipo ayudan a romper esas separaciones.
“Siempre hacemos eso pero durante el confinamiento fue más difícil. El objetivo era romper barreras, ya fuesen de clase, raza, edad… Cada viernes teníamos una reunión virtual con premios y cerveza. La idea era que todo el mundo se conociese mejor”, añadió Dobson.
“Estábamos en el estadio sin nadie. Sentías esa falta de energía y todo lo que eso significa… teníamos que encontrar la manera de motivarnos”, explicó el entrenador Dobson.
Ahora se tienen que adaptar a jugar en una época diferente del año, durante el verano sudafricano. Lo que, por otra parte, permite estar más tiempo al aire libre.
“Las cosas se van normalizando, ya podemos hacer muchas cosas como entrenar en la playa. Hay más posibilidades a la hora de entrenar y de mezclarnos los unos con los otros”, concluyó John Dobson.
Esta historia es parte de

Siya Kolisi

South AfricaSouth Africa