Nino Schurter y Julien Absalon
© Bartek Woliński/Red Bull Content Pool
MTB
6 consejos para mejorar en las ascensiones en bici
¿Quieres mejorar en las subidas largas y volar en las escaladas más técnicas? Estos 6 simples consejos te ayudarán a mejorar encima de tu mountain bike cuando el camino se haga cuesta arriba.
Por Richard Bennett
Actualizado el
Julien Absalon y Nino Schurter luchando entre ellos en La Bresse XCO World Cup el 29 de mayo de 2016.
Absalon y Schurter, reyes del XCO
Ya seas un corredor de cross-country o porque simplemente te gustan los descensos, la ascensión es una parte fundamental de todo esto. Esas enormes cuestas al principio pueden intimidar pero hay algunas estrategias que te servirán para luchar contra la gravedad.
Los riders de trial Thomas Oehler y Rob Warner nos explican estas técnicas clave. Recuerda, ¡la práctica hace al maestro! Pronto, no habrá escalada que se te resista.

1. Usa una marcha fácil y dosifica tu energía

Para subidas largas, constantes y no demasiado técnicas, elije una marcha fácil que te permita mover las piernas con facilidad, administra tus niveles de esfuerzo y controla tu ritmo. Una marcha demasiado dura y te agotarás, si vas demasiado rápido te quemarás antes de llegar a la cima. La velocidad a la que haces girar los pedales se llama cadencia, por lo que para escalar es mejor una cadencia más alta, ya que ejerce menos presión sobre el corazón y los pulmones.
Juzgar esto requiere un poco de experiencia, pero es mejor llegar con energía de sobra para esos descensos que jadeando.
MTB · 2 minutos
Cómo subir una cuesta con la mountain bike
Sabine Spitz durante la prueba de mujeres de la XCO World Cup en Cairns el 24 de abril de 2016.
Sabine Spitz

2. Quédate en el sillín

Cuando la cosa se pone muy cuesta arriba es tentador ponerse de pie para seguir pedaleando. Pero muy pronto te quedarás clavado debido a la desigual distribución de peso en las ruedas, con mucho detrás y muy poco delante.
Intenta quedarte en el sillín y echa el pecho hacia delante. Se trata de encontrar el punto ideal pero una vez que lo consigas te ayudará a que apoye mejor el neumático delantero mientras que se mantiene peso en la rueda trasera para conservar el agarre. Si ves alguna carrera de XC con subidas pronunciadas te darás cuenta de la técnica de la que te hablamos.
Sentado y echado hacia adelante
Sentado y echado hacia adelante

3. Pedalea con suavidad

A diferencia de los ciclistas de carretera que van por terrenos lisos, en una mountain bike tienes que estar preparado para encontrarte cualquier cosa cuando estás ascendiendo. Rocas, raíces, barro, y a veces estas tres cosas al mismo tiempo. Si pedaleas como un loco lo único que harás es perder tracción debido a los picos irregulares en el empuje.
No es algo que sea muy conocido, pero la realidad es que normalmente los profesionales del cross country son los que tienen el pedaleo más suave de todas las especialidades ciclistas. Lo que significa que emplean una potencia muy similar a lo largo de toda la pedaleada. Así que la próxima vez que te enfrentes a una subida, piensa en tu pedaleo y realiza una giro más redondo.
Julien Absalon en La Bresse XCO World Cup en Francia el 29 de mayo de 2016.
Hay que pedalear con suavidad

4. Escoge tu línea

Elegir una línea es muy importante. Mira hacia adelante y localiza el camino de menor resistencia. Piensa en dónde rodará tu rueda trasera. Cosas como raíces y rocas pueden detenerte en seco o atrapar la rueda trasera y hacer que resbale en lugar de rodar, así que primero mira si puedes evitarlas y, en segundo lugar, si están en todas partes, intenta encontrar una ruta en la que no sean tan grandes.
Para superar secciones técnicas como estas, hay varios trucos que puedes probar. En primer lugar, entra en una marcha ligeramente más dura. Esto te dará un mejor control sobre tu potencia. En segundo lugar, acelera de cara al obstáculo, para que tengas algo de impulso que te ayudará a superarlo y no tendrás que pedalear tan fuerte. En tercer lugar, reduce ligeramente el peso de cada rueda a medida que llegues al obstáculo moviendo el cuerpo hacia atrás y luego hacia adelante ligeramente en la bicicleta. Esto ayudará a evitar que las ruedas se atasquen. Con la práctica, te sorprenderás de lo que puedes llegar a superar.

5. Lleva la presión adecuada

Es increíble lo que influye la presión de los neumáticos y es un error que todos cometemos. Un neumático más duro puede que tenga menor resistencia en la rodadura pero vas a perder agarre y acabarás malgastando mucha energía.
Por otro lado, demasiada poca presión te dará mucho agarre pero tendrás mucha resistencia al avance además de aumentar el riesgo de pinchazos. Se trata de encontrar el equilibrio ideal entre agarre y resistencia a la rodadura. Prueba con pequeños aumentos y reducciones, no dejes de experimentar hasta que encuentres la presión ideal para ti.
Hay que jugar con la presión de los neumáticos
Hay que jugar con la presión de los neumáticos

6. Fuerza mental

Las subidas pueden parecer que duran una eternidad y te hacen dudar de si vas a llegar a la cima. Es un juego mental que los profesionales son muy buenos manejando.
En las subidas más largas, se sabe que los profesionales cuentan en intervalos de un minuto cuando están al límite. Una vez que llegan al final de ese minuto, comienzan a contar de nuevo.
Otra idea es dividir la subida en trozos, así que en lugar de pensar en la enorme montaña que estás ascendiendo, piensa en llegar a la siguiente roca en el sendero y, una vez que estés allí, encuentra otra meta más adelante. Estas estrategias pueden parecer simples, pero pueden ser una excelente manera de mejorar tu juego mental. Te sorprenderá lo lejos que te llevan y, antes de que te des cuenta, estarás en la cima y listo para disfrutar el descenso.
Publicado el