Un héroe lucha contra un gran dragón.
© From Software
Videojuegos

Elden Ring: Cómo experimenta el juego un principiante de Souls

Muchos se preguntan actualmente: "¿Vale la pena Elden Ring para los jugadores a los que no les gusta Dark Souls?" Lo hemos puesto a prueba.
Por Matthias Regge (@PrinnyTonic)
10 minutos de lecturaPublicado el
No he tenido mucha experiencia con los juegos Souls de From Software. Debido a su escenario, Bloodborne y Sekiro fueron capaces de mantenerme ocupado durante algún tiempo, pero nunca llegaron a "encajar". Incluso después de dar una oportunidad a cada parte de la serie Dark Souls, nunca consiguieron entretenerme durante más de unas horas. Supongo que pasé la mayor parte del tiempo en juegos similares a Souls de otros desarrolladores. Principalmente The Surge, del estudio alemán Deck 13, y Code Vein de Bandai Namco. Pero también aquí el tiempo de juego era limitado.
Con el lanzamiento de Elden Ring, y la expectación que ha suscitado, naturalmente me he hecho la misma pregunta que muchos otros jugadores también se han hecho: "Si no me gusta Dark Souls, ¿me gustará Elden Ring?"
La respuesta corta es "No". La respuesta larga es "No. Pero...".
Un gigante saca su espada mientras un mago se prepara.
Elden Ring promete batallas épicas contra rivales gigantescos

Cuando un juego da demasiado trabajo

Pero tal vez sea importante entender por qué nunca he sido capaz de dedicar mucho tiempo a un juego tipo Souls. El nivel de dificultad -en su mayor parte- en absoluto. Muchos de los géneros a los que suelo jugar con mucho entusiasmo tienden a estar en el lado desafiante: los juegos de lucha echan para atrás a muchos cuando se trata de dominar sus mecánicas y entradas; los Bullet Hell Shooter y los juegos de la serie Monster Hunter requieren que estés dispuesto a aprender los patrones de un oponente y reaccionar a los cambios en consecuencia.
Iniciar repetidamente checkpoints también es algo que no me es desconocido como speedrunner. A veces, tardes enteras consistían en reiniciar el juego cada minuto.
Unido al hecho de que soy un jugador muy aficionado a las mecánicas y las características, habría que suponer que el género Souls estaba hecho para mí. Entonces, ¿qué fue lo que me quitó el entusiasmo por los títulos? Es simple: nunca sentí que los juegos respetaran mi tiempo.
Con esto no quiero decir que no me guste hincarle el diente a un juego. Cuando tengo interés por uno en particular, dedico cada minuto libre a descubrirlo. Tampoco rehúyo de los juegos pesados. Sin embargo, como muchos juegos de Souls, sentí que el juego me ponía obstáculos que no tenían nada que ver con que fuera simplemente "difícil". Muchos aprecian que Dark Souls está diseñado para ser muy inaccesible y algunas cosas tienen que aprenderse mediante la investigación o la interacción con otros jugadores. Sin embargo, fue este aspecto el que personalmente me impidió invertir más tiempo en los juegos. En este aspecto, no disfruté lo suficiente del juego central como para justificar la inversión de tiempo; el “trabajo” para dar al título el espacio que necesitaba para florecer.
Sin embargo, al igual que el speedrunner de Red Bull, GrandPOOBear, me sumergí directamente en Elden Ring en el Día 1. Armados con la espada, el escudo y la esperanza de que esta vez todo fuera diferente.

Souls sigue siendo Souls

Y no tardé en tener clara una cosa. Elden Ring es también, en su esencia, otro juego de Souls. Todos los aspectos que me hicieron desistir de jugar a sus predecesores estaban presentes aquí también. La misma cantidad de iconos de estado crípticos, enemigos despiadados y mecánicas de combate complejas de entender y dominar.
Sea cual sea el aspecto que te desagrade de Dark Souls y compañía, es muy probable que también forme parte de Elden Ring. From Software no ha diseñado el juego para ganarse a nuevos jugadores. Si no te gusta la fórmula del género, me temo que no tengo buenas noticias para ti. Esto es inusual. Después de todo, From Software ya no es un desarrollador de nicho. La compañía de juegos con sede en Tokio es ahora uno de los estudios AAA japoneses más reconocidos. A medida que su tamaño crece, los desarrolladores intentan llegar a un mayor grupo de jugadores haciéndose más atractivos.

10 minutos

Los videojuegos AAA de Japón

Japón está resurgiendo en los videojuegos AAA después de que la última generación de hardware vio un crecimiento de desarrolladores occidentales liberando contenido a un ritmo intenso.

Español +1

Al mismo tiempo, por supuesto, los puntos fuertes de los juegos anteriores pueden encontrarse en Elden Ring. La tensión cuando te encuentras en lo más profundo de territorios desconocidos, con todos los recursos curativos agotados, es indescriptible. A la vuelta de cada esquina esperas encontrar la siguiente "misericordia", la variante Bonfire de Elden Ring, que sirve como checkpoint. Aguantas la respiración y esperas que no te pille por sorpresa uno de los numerosos enemigos, pierdas las runas y tengas que volver a recorrer todo el camino.
Pero a más tardar, cuando me enfrenté al primer gran jefe, Margit The Fell Omen, y tuve que morder el polvo virtual durante más de una hora, me volví a hacer la pregunta que había sido la perdición de muchos otros juegos del género: "¿Me merece la pena?", ¿quería pasar más horas lanzándome a la misma pelea una y otra vez, solo para perder sin haber tenido la sensación de poder hacer más que antes?
La respuesta fue "no". Sin embargo, aquí es donde entra en juego el aspecto más importante de Elden Ring, que diferencia al título de sus predecesores: El mundo abierto. Porque cumplí mi palabra y decidí no perder ni un minuto más con Margit. Sin embargo, me fijé en el resto del mundo del juego. Una decisión que me llevó a querer sumergirme en el mundo de Elden Ring tan a menudo como fuera posible durante los siguientes días.
Una imagen promocional del juego de FromSoftware, Elden Ring.
Elden Ring

Motivación, fuera del camino dorado

Y eso nos lleva al gran "pero". Porque, aunque Elden Ring no hace ningún intento de facilitar a los nuevos jugadores el inicio en términos de jugabilidad, el mundo abierto ofrece el contrapeso perfecto a la frustración que puedes experimentar si sigues ciegamente la búsqueda de la historia principal.
Al mismo tiempo, no es fácil al principio desprenderse del camino dorado que se te presenta de forma destacada en el mapa del juego. Esto también se debe a que tienes mucho respeto por lo desconocido que se esconde en los bosques, pantanos y montañas del mundo del juego. La seguridad de un camino preestablecido facilita, naturalmente, la decisión de hacia dónde debes dirigirte. Pero eso es exactamente lo que Elden Ring no quiere. Es una trampa perfectamente colocada. Llegar a la batalla con Margit The Fell Omen no lleva mucho tiempo. En el camino te esperan algunos obstáculos menores, como la emboscada de un gigante armado, pero finalmente muchos deberían llegar a este punto del juego rápidamente. Solo para enfrentarte a la realidad de que no estás preparado (ni mucho menos).
Margit The Fell Omen, el primer jefe de Elden Ring.
Margit The Fell Omen no te lo pondrá precisamente fácil
Cuando por fin silencias la molesta voz de tu cerebro de jugador que te dice que debes ser capaz de vencer este jefe, Elden Ring se abre de verdad. En las horas que siguieron, exploré a fondo la zona de Limgrave, donde comienza la aventura. En el proceso, experimenté diferentes cosas emocionantes detrás de cada colina. Me abrí paso a través de catacumbas llenas de trampas y de diablillos molestos, escapé de un dragón gigantesco solo para buscar refugio en una mina donde encontré valiosos recursos para mejorar mis armas. La infinidad de lugares que merece la pena explorar recuerda a juegos como The Witcher 3 y The Legend of Zelda: Breath of the Wild.
Sobre todo, el mundo de Elden Ring es más grande de lo que cabría esperar. Sin embargo, no todas las zonas son igual de fáciles de recorrer. Algunas zonas están pobladas de enemigos claramente más difíciles que otras. Déjate guiar por tu instinto. Si crees que explorar una parte del mapa es demasiado difícil, vuelve más tarde. Me sorprendió la cantidad de actividades diferentes que se pueden encontrar solo en Limgrave. Y lo mucho que variaban en dificultad en algunos lugares. Pero esto también me llevó a ser capaz de establecer mis propios objetivos. Algunos de ellos los pude conseguir inmediatamente, otros solo después de otras 30 horas de juego.
Pero todas estas actividades tenían algo en común: después de completarlas con éxito, recibía una recompensa. Y aunque el tipo de recompensa variaba, solía ser algo al menos interesante. Nuevas armas, hechizos u objetos que te envían a nuevas aventuras. Tampoco pude (todavía) utilizar muchos de estos tesoros. Esto solo hizo que mi deseo de subir de nivel fuera mayor. Aunque Elden Ring me enfrentó a numerosos momentos en los que sentí una fuerte frustración, el mundo abierto fue capaz de levantarme cada vez y tranquilizarme.

Difícil y no siempre justo

Muchos juegos populares de alta dificultad gustan porque cada vez que pierdes sabes por qué ha ocurrido. Entiendes que la culpa es tuya y tienes que adaptarte en tu próximo intento para evitar ese error.
Elden Ring es absolutamente un lugar difícil para jugar. Te enfrentarás a muchas mecánicas y sistemas que no se te presentarán en bandeja de plata. Serás tú quien descubra qué es lo que hace que el juego funcione. También te enfrentarás a una variedad de enemigos que tienen patrones de ataque desafiantes que pueden agotar tu barra de salud en poco tiempo. Muchos de ellos ni siquiera son jefes. Sin embargo, el título no siempre es justo en este sentido. En muchos momentos, te esperan muertes que simplemente no podrías evitar si no supieras lo que se avecina. Y cuando recuerdas que una de las principales premisas del juego es sumergirse en lo desconocido, te das cuenta de que esto va a ocurrir a menudo.
Un gigantesco titán se eleva sobre el jugador.
De repente, Titán. Los peligros pueden aparecer de la nada en Elden Ring
De hecho, como resultado, Elden Ring ofrece algunos momentos que son innecesariamente frustrantes. Uno tiene la sensación de que el juego quiere ser injusto para mantener una determinada imagen. En general, hay algunos puntos en el nuevo juego de From Software que -a mis ojos- habrían merecido una segunda mirada crítica por parte de los desarrolladores. En este punto sería fatal iniciar una discusión sobre lo inaccesible que puede ser un videojuego. Sin embargo, hay algunas cosas en Elden Ring que podrían ajustarse para hacer el título más agradable para los principiantes sin afectar al nivel de dificultad.

Entonces, ¿hay que dar el paso?

En definitiva, volvemos a la pregunta inicial: ¿Merece la pena Elden Ring para los jugadores que aún no han disfrutado de Dark Souls, y títulos similares? Como ya he dicho, mi respuesta sigue siendo "no". El juego sigue siendo un juego de Souls con todos los escollos que conlleva el género. No es más accesible para los recién llegados que sus predecesores, y es igual de implacable con los errores.
Sin embargo, también ofrece muchas más formas de experimentar su contenido. La introducción del mundo abierto no hace que Elden Ring sea más fácil que Dark Souls, Bloodborne y Sekiro, pero te ofrece una contrapartida muy importante: Si te quedas atascado en un lugar, hay otras aventuras que puedes vivir en la siguiente colina.
Como ya he dicho, a mí nunca me han gustado mucho los juegos de este género. Actualmente, ya he invertido más de 40 horas en Elden Ring y estoy deseando pasar cada tarde que pueda con el juego. Aunque sé que algunas horas también estarán llenas de fastidio.