Emprendimiento

Seis productos sostenibles que te ayudan a cuidar el medioambiente

© Pela Case
Todo el mundo puede poner su granito de arena para hacer de este mundo un lugar más habitable gracias a ideas como estas, que transforman cosas cotidianas en productos sostenibles.
Por Carlos LosadaPublicado el
Afortunadamente cada vez hay una mayor conciencia social respecto a lograr una mayor sostenibilidad medioambiental a todos los niveles. Ahora más que nunca es común escuchar términos como “energías renovables” o “ciudades inteligentes”, por poner solo un par de ejemplos. Pero todo eso suena muy a gran escala. Así que vamos a bajar ese apoyo al cuidado del medioambiente al nivel de cualquier persona y os vamos a mostrar estos seis productos sostenibles que invitan a apostar por un mundo más verde.

Funda protectora para teléfonos

Cualquiera que tenga un teléfono móvil es probable que cuente con una funda que lo proteja. A fin de cuentas, son artículos frágiles y de alto coste como para jugársela a una caída inoportuna. La mayoría están realizadas en plástico, de modo que al final de su vida útil se convierten en residuos difícilmente reciclables.
Esto no ocurre con las fundas Pela, creadas por unos emprendedores amantes de la naturaleza que pretenden poner su granito de arena para que se reduzca el uso de dicho plástico. Y es que las fundas que han creado son una alternativa mucho más sostenible y tanto o más atractivas que las realizadas en plástico. En el caso de las Pela, no tienen ni un compuesto llamado Bisfenol A, ni plomo, ni cadmio ni ftalatos.

Taza de café que se planta

Quien más quien menos ha pedido alguna vez un café para llevar y nos lo han servido en un recipiente de cartón o plástico que termina en alguna papelera. Sin embargo, con estas tazas la historia sería diferente. Podríamos plantarlas cuando hayamos acabado, ya que tienen incrustadas semillas.
Claro que siempre puede haber alguien que piense “yo no tengo tiempo para guardar el vaso, ir al campo y plantarlo”. En ese caso no pasa nada, pues las tazas se biodegradan en 200 días.
Estas tazas se convertirán en plantas autóctonas
Estas tazas se convertirán en plantas autóctonas

Platos biodegradables hechos de hojas

Relacionado con los vasos anteriores hallamos estos platos realizados en hojas impermeables y biodegradables.
Los ha creado una empresa alemana llamada Leaf Republic a partir de hojas de vides silvestres que crecen en Asia y Sudamérica. Y destacan por no emplear ningún tipo de aditivo sintético ni pegamento. Así pues, suponen una alternativa perfecta para usarlos cuando se sale de casa, ya que no se genera basura una vez que se terminan de utilizar.

Enchufe solar

El sol es una de las fuentes de energías renovables que más se está utilizando ya que, como es obvio, sale cada día. Se está invirtiendo cada vez más en generar electricidad a partir de la energía solar en lugar de utilizar fuentes no renovables de origen fósil como el petróleo o el carbón.
Este concepto lo lleva el Window Socket hasta lo más básico. Este dispositivo creado por los diseñadores Kyuho Song y Boa Oh es un enchufe solar que incorpora una ventosa para sostenerlo en cualquier ventana. Justo en la parte que va adherida se incluye un mini panel solar a través del que se carga la pequeña batería que incorpora en su interior y gracias a la cual se podrá recargar cualquier dispositivo electrónico.

Relojes solares de materiales reciclados

La marca Q&Q ha creado los relojes solares Q&Q Smile Solar basándose en materiales reciclados. Con esto quieren crear un concepto de reloj cuya producción sea respetuosa con el medioambiente. Como parte de esta filosofía, la firma colabora con la organización sin ánimo de lucro Table for two. De este modo, cada vez que se compre un reloj, una cantidad de ese dinero estará destinada a un proyecto de comedores escolares en Asia y África.

Lámparas que funcionan con un vaso de agua salada

Aunque podría tratarse de un artilugio perfecto para cualquier persona, lo cierto es que el proyecto SALt propone iluminación sostenible en Filipinas. Hablamos de una lámpara de sal que puede dar hasta ocho horas de luz con un par de vasos de agua salada.
Para ello cuenta con un electrodo que podría llegar a durar hasta un año y que permitiría a la lámpara incluso recargar un teléfono móvil o cualquier otro dispositivo, aunque no sea ese el cometido que sus creadores se han marcado.