Los pilotos Max Verstappen y Charles Leclerc en el podio del Gran Premio de Austria de Fórmula 1 2019.
© Getty Images/Red Bull Content Pool
F1

Max Verstappen y Charles Leclerc: eternos rivales

Batallas en la pista, personalidades fuertes y odio mutuo: el proceso de una relación entre los dos pilotos que representan el futuro de la categoría reina.
Por Etienne Caillebotte
5 minutos de lecturaPublicado el
En el podio, su lenguaje corporal traiciona sus emociones. Molestia sin duda, pero sobre todo mucha decepción. Y con razón: unos minutos antes, Charles Leclerc soñaba con su primera victoria en la F1. El champán fluyendo, luciendo el escudo del ‘Cavallino Rampante’ y el júbilo de los tifosi. Un segundo logro en su carrera, tras su paso por la Scuderia Ferrari. Pero el 30 de junio de 2019, durante el Gran Premio de Austria, el sueño solo duro 69 vueltas. Se convirtió en una pesadilla cuando, en la curva 3, Max Verstappen le adelantó por el interior y le sacó de la pista.
Los comisarios analizaron la maniobra desde todos los ángulos, pero el holandés no fue sancionado. "Si no te permiten adelantar, más vale que te quedes en casa", dijo alegremente. El piloto derrotado debió meditar durante mucho tiempo cuando escuchó el "Wilhelmus" resonando en el Red Bull Ring. En la rueda de prensa, sacó sus primeras conclusiones: "Si podemos conducir así, soy feliz y haré lo mismo". Cree que reforzando su juego podrá volver a competir con su homólogo holandés, por cuyo camino se ha cruzado desde principios de la década de 2010.
Charles Leclerc y Max Verstappen se felicitan en el Gran Premio de Arabia Saudí en Jeddah.

Termina en amistad en Jeddah

© Getty Images/Red Bull Content Pool

El educado y el descarado

Charles Leclerc y ‘'Mad Max' conocen perfectamente sus estilos. Comparten el mismo ADN, el mismo amor por la ofensiva y por el "todo incluido": esa tendencia a arriesgar el choque antes que ceder. La rivalidad entre los dos jóvenes campeones de la F1, que, salvo un improbable giro de los acontecimientos, lucharán por el título mundial, no es nueva. Las imágenes de archivo que resurgen a intervalos regulares en las redes sociales dan fe de ello. En particular una secuencia, inmortalizada por TKART en Sarno, cerca de Nápoles, en la primavera de 2012. Ese día, los dos chicos estaban compitiendo en karting durante la WSK Euro Series. Un duelo bajo la lluvia cuyo escenario recuerda al Gran Premio de Austria. Salvo que los papeles se invirtieron: esta vez fue Leclerc quien expulsó a Verstappen.
Delante de la cámara, las personalidades ya están bien establecidas. No han cambiado mucho desde entonces. Por un lado, encontramos al holandés seguro de sí mismo, sin filtros y sin dejar de lado sus ideas. "¡No es justo! Yo estoy delante, él quiere adelantarme y empuja, yo le empujo hacia atrás y luego él me empuja fuera de la pista. No es justo, ¿estamos de acuerdo?", enfurecido, ante la mirada divertida de su padre Jos. Por otro lado, el monegasco prudente y político, que evoca un "incidente de carrera".
"Sus personalidades eran muy diferentes desde el principio", dice el periodista-presentador de la Fórmula 1 Will Buxton. Verstappen era un chico confiado, casi descarado, al que no le importaba nada, y Leclerc era un chico educado y con buenos modales que sabía que iba a tener que abrirse camino lenta y metódicamente." En ese momento, dice, los observadores apostaban por Leclerc. Sin embargo, las actuaciones en la pista fueron equivalentes.
Los monoplazas de Max Verstappen y Charles Leclerc circulan por un circuito durante un Gran Premio de Fórmula 1.

El futuro de la F1

© Getty Images/Red Bull Content Pool

Enemigos cercanos

Nacidos con dieciséis días de diferencia y criados en ambientes de competición, los dos pilotos estaban destinados a cruzar sus caminos en competiciones internacionales de karting. En 2011, Max Verstappen ganó la WSK Euro Series y Charles Leclerc hizo lo propio un año después. En 2013, un gran año para el holandés, los dos chicos se cruzaron en Varennes durante los Campeonatos del Mundo de KZ. Verstappen ganó por KO, deshaciéndose de la competencia en la cuarta vuelta. Segundo puesto para Leclerc. "Los numerosos encuentros con Max Verstappen en la pista me han permitido ganar experiencia", juzga este último durante una entrevista en el sitio web de la FIA. Es un rival formidable y competir contra él forja el carácter”. Una forma educada de decir todo lo malo que piensa de un competidor al que ha admitido -en numerosas ocasiones en los últimos años- y odiado cuando era adolescente. “En aquella época éramos enemigos, verdaderos enemigos", recuerda. Desde entonces hemos crecido y creo que somos más capaces de distinguir entre el hombre y el piloto.
Los pilotos Max Verstappen y Charles Leclerc están enfrascados en una guerra épica al frente de la parrilla de la Fórmula 1. Sin peleas, sin polémicas, solo sonrisas y palmaditas en la espalda.

Del odio al respeto mutuo

© Getty Images/Red Bull Content Pool

Respeto mutuo, batallas limpias y pulgares arriba

Del odio al respeto mutuo solo hay un paso. Aprovechando el trabajo realizado por sus equipos para adaptarse a la nueva normativa y el descenso de Mercedes en la jerarquía, los dos pilotos de 24 años están librando una guerra épica al frente de la parrilla. Sin enfrentamientos ni polémicas, pero con sonrisas y grandes palmaditas en la espalda. Un ejemplo de ello fue en Jeddah, donde, abusando de las fuertes frenadas y del uso inteligente del DRS, los dos pilotos se dieron un repaso durante varias vueltas hasta que Verstappen tomó una ventaja definitiva. "Bien hecho Max, ha sido divertido", dijo un juguetón Leclerc mientras le saludaba con la bandera a cuadros.
La semana anterior, en Sakhir, Max Verstappen felicitó a su homólogo por su actuación ante las cámaras de Canal+. ¿Qué se puede esperar de un duelo feroz pero limpio entre las dos estrellas de la generación de 1997? El monegasco no está seguro: "Cuando solo queden cinco carreras, si seguimos en la misma posición, la situación se volverá tensa", admite en las columnas de ESPN. Pero así son las carreras, por eso me gusta tanto este deporte. Ya veremos". Nos vemos en la última curva.

Esta historia es parte de

Max Verstappen

Nacido para ser rápido, hijo del ex piloto de Fórmula 1 Jos Verstappen, Max Verstappen es el ganador de carreras más joven de la historia de la F1.

Países BajosPaíses Bajos
Ver perfil