MotoGPMotociclismo

Jerez: Ángel Nieto en el recuerdo

© Repsol Media Service
Por Abel Cruz
Recordamos al gran 12+1 y echamos la vista atrás hacia el primer GP en Jerez.
Se fue el año pasado y aún es difícil de asimilar. Por ello, y como el domingo 6 de mayo se disputa el Gran Premio Red Bull de España de MotoGP en el renombrado Circuito Ángel Nieto de Jereznuestros pilotos en MotoGP han querido rendir un sentido homenaje al gran 12+1 en este emotivo vídeo que nos sirve para recordarle y para entender qué importancia ha tenido en el motociclismo español y mundial.
Por extraño que nos parezca ahora, Nieto no llegó a correr en Jerez, pero tanto el trazado como la afición del circuito siempre le ha tenido un extraordinario cariño, no en vano, ese mismo año se descubrió un monumento al piloot de Zamora como agradecimiento por su incansable labor en pro de las dos ruedas en España. Y, de todos modos, Nieto fue uno de los consultores del trazado, tanto en su construcción como en sus posteriores mejoras, y siempre sintió que aquella era su casa.
En 1987 se inauguró el trazado para las motos, tras haber albergado carreras del Nacional de Turismos y el electrizante GP de F1 vencido por Ayrton Senna, del que hablamos meses atrás.
Una temprana caída mermó a Pons en Jerez
Una temprana caída mermó a Pons en Jerez
500: empezaba el Año Gardner
Sin presencia española hasta 1990, la categoría reina era muy espectacular pero algo alejada del espectro de interés patrio. La lucha la centraron Wayne Gardner y Eddie Lawson, pero el primero, a lomos de su Honda NSR, fue capaz de abrir una gran brecha que acabó con un claro triunfo, 23 segundos más veloz que el de Yamaha. El podio lo completó Ron Haslam, con otra Honda.
Sito tuvo mucho dolor en la mano izquierda
Sito tuvo mucho dolor en la mano izquierda
250: mala suerte para Sito Pons
En las cuatro categorías de la época (80, 125, 250 y 500 centímetros cúbicos), una de las grandes estrellas era Sito Pons, quien tras ser segundo en la prueba inaugural en Japón, llegaba como líder de facto de su clase, ya que Masaru Kobayashi, vencedor en Suzuka, no iba a viajar al resto de circuitos, por lo que el de Barcelona era la referencia absoluta.
Pons, tanteando el terreno
Pons, tanteando el terreno
Sito quizá no era el más veloz en pista -Carlos Lavado o Joan Garriga tenían más desarrollada esa imagen de luchadores de las dos ruedas-, pero era más paciente y hay quien asegura que también era muy inteligente, cualidades que le granjearían sus dos títulos, en 1988 y 1989. Sito también se colgaba menos de la moto, era más fino y sutil, rasgos que le defendían bien de los mencionados Lavado y Garriga, además de los prometedores Martin Wimmer y Luca Cadalora.
Sito apura un piano
Sito apura un piano
En el GP de España de 1987, sin embargo se vio perjudicado por una desafortunada caída en la curva Dry Sack, durante los entrenos, que le provocó un fuerte dolor en la mano izquierda. Pons lo intentó, pero no pudo contrarrestar el malestar físico y acabó noveno, logrando unos valiosos puntos para el Mundial. Garriga, por su parte, logró su primer podio mundialista, al acabar tercero en tierra de nadie, al no poder luchar contra Wimmer ni Cadalora, pero controlando a los galos Sarron e Igoa.
Sito, flanqueado por Roth (izda.) y Sarron (dcha.)
Sito, flanqueado por Roth (izda.) y Sarron (dcha.)
Por su parte, Carlos Cardús, otro de los baluartes nacionales, no pudo competir al estar recuperándose de una fuerte lesión en la pierna derecha. El de Tiana estaba encuadrado en la estructura que dirigía Nieto, quien llegó a dudar si podría volver a pilotar, aunque solo fuese en Jerez para no dejar tirados a los patrocinadores. Incluso, se llegó a pensar en rescatar de los 80 centímetros a Luis Miguel Reyes, quien había brillado con una JJ Cobas de 250, un par de años antes. No obstante, Reyes era el piloto oficial de Autisa en los 80, y declinó la oferta, no sin reticencias.
Nieto (izda.) junsto a Carlos Cardús. Éste último no pudo correr
Nieto (izda.) junsto a Carlos Cardús. Éste último no pudo correr
125: la hora de los italianos
Con pocos representantes en lo que ahora es Moto3, tras la retirada de Nieto, los nuestros se centraron en los 80 centímetros cúbicos. Fausto Gresini (Garelli), Domenico Brigaglia (AGV - MBA) o Enzo Gianola (Honda) eran algunos de los que peleaban por ganar el octavo de litro. En Jerez, después de que Brigaglia dominase toda la prueba, fue Gresini quien en una maniobra de auténtico zorro, le birló la victoria en la última vuelta.
Reyes y Aspar, la referencia espalola en las clases pequeñas
Reyes y Aspar, la referencia espalola en las clases pequeñas
80: la quinta del biberón
Además del mencionado Reyes, en Autisa, Derbi contaba con Jorge Martínez ‘Aspar’, Manuel ‘Champi’ Herreros y un chavalito de la localidad catalana de Seva llamado Álex Crivillé, de solamente 17 añitos. Es decir, como se decía en la prensa dela época, ni teía carnet de conducir.
Reyes sale a pista
Reyes sale a pista
Aspar demostró de buena a primera que ese iba a ser uno de sus años, al marcar registros rapidísimos que no estaban al alcance de cualquiera. Solamente Reyes le hizo algo de sombra, al sentirse comodísimo con la Autisa llegando a afirmar que “podría bajar casi un segundo por vuelta en carrera”, diferencia que precisamente le separaba de Aspar. Julián Miralles, Crivi y Herreros fueron sexto, séptimo y octavo, respetivamente, a tres segundos de la cabeza.
Aspar y Reyes, apurando frenada
Aspar y Reyes, apurando frenada
El día de la carrera fue una fiesta. Algunos de los posibles rivales -como el alemán Stefan Dörflinger- cayeron de buenas a primeras, mientras que en cabeza, Reyes se situó líder al final de la vuelta 3. Crivillé por poco no chocó contra Dörflinger, pero tras evitarle empezó una gran remontada.
Luis Miguel Reyes, a tope con la Autisa
Luis Miguel Reyes, a tope con la Autisa
En la vuelta 6, Aspar superó a Reyes y dio un ligero tirón, pero Crivi estaba muy entonado y no tardó en dar caza a Miralles, Weibel y al de Autisa. Una vez segundo, el futuro campeón de 500 acosó a Aspar hasta el último suspiro, aunque la sangre fría del de Alcira le mantuvo en la primera posición hasta el banderazo.
Crivillé, Champi y Reyes, con la afición
Crivillé, Champi y Reyes, con la afición
Tras Aspar y Crivillé acabaron Miralles, Weibel y Reyes, con claros problemas de estabilidad. Por detrás, José Ramón Bolart acabo undécimo y el vasco Herri Torrontegui acabó fuera de los puntos aunque dio muestras de una gran dominio de la moto.
Herri Torrontegui no llegó a los puntos, pero ofreció buenos momentos
Herri Torrontegui no llegó a los puntos, pero ofreció buenos momentos
También hubo carreras de sidecares y de motos clásicas, ese 26 de abril de 1987, pero lo que dejó claro el primer Gran Premio de España de Motociclismo en Jerez fue que el legado de Ángel Nieto estaba en muy buenas manos.
Ángel Nieto en Jerez, 1987
Ángel Nieto en Jerez, 1987
Y lo sigue estando.