Pedro LaDroga. Foto por Jmzerr para  su álbum 'E U R O C O C A' (2019).
© Jmzerr
Música

Pedro LaDroga: del futuro a la calle en una nube de vapor

Entrevistamos en Sevilla a este influyente artista multimedia junto a sus compañeros en el colectivo LaDroga Lab.
Por David Saavedra
Publicado el
Al segundo intento, consigo quedar con Pedro LaDroga en una tórrida tarde de verano en Sevilla. El artista me ha citado en El Chiringuito, una taberna minúscula en el barrio de la Alfalfa y que está cargada de fotos y carteles relacionados con el flamenco. Pura Historia la que allí se ve: Camarón, Raimundo Amador, Veneno… eso en un rápido vistazo. Al llegar, Pedro me cuenta las vinculaciones familiares que ahí hay. “Por parte de madre, toda mi familia viene del flamenco. Mi abuela Mercedes, La Macarena, era bailaora y mi abuelo, Quique Paredes, era un guitarrista bastante mítico, sacó dos discos en el sello Pasarela y la verdad es que tenía todo el swing, fue de los que empezó a meter cantaítos de repente en las canciones, la flauta travesera… para mí es un pionero, un visionario de la movida, y en El Chiringuito sale en muchas fotos: con el Tomatito, con Camarón, que tocó con él en su último concierto en París… El dueño de esto es el padre de mi primo Jacobo”. Y, acto seguido, me los presenta.
He pillado a Pedrito en su Sevilla de casualidad, en una visita relámpago, ya que él vive en Madrid desde hace cuatro años. “Sí, en Lavapiés, en la calle Rodas. Al principio decía: “¡Quillo, si esto es igual, si las calles no las puedes aprender tú en la vida, es todo repetición!", pero al final te quedas mucho por el rollo, pero el ambiente me recuerda a Sevilla, gente en la calle todo el rato buscándose la vida, gente buena, mucho comercio de calle que vas ahí a comprar y al final te haces colega de la peña. …En el bangla de al lado de mi casa suelo comprar mucho y el otro día vino un sevillano súper pinta vino un sevillano súper pinta y ya es familia. También están por allí el Fernandito (Yung Beef) y La Zowi,que tienen el Clockers allí. Buen rollo, también están Mi Flaccosucio, Miguel Grimaldo… es impresionante, vive allí un montón de peña, yo estoy agustísimo y rodeado de buena gente”.
Música · 2 minutos
The Room - Pedro Ladroga
¿Tú vives de la música?
“Sí, aunque no estoy como quiero, pero me mantengo. Nunca hemos conseguido una fórmula y la hemos explotado. Aunque consiguiésemos un tema de un millón de visitas, en el siguiente ya estamos con otro flow. Hace tres años estaba completamente independiente, todo en b, todo en negro… y entonces el cien por cien de las ganancias eran todo para mí”.
¿Eso estás seguro de que quieres que lo pongamos?
“Sí, eso lo podéis poner todo lo que queráis, hermano, si no estoy embargado ya… Hace unos años estuve en morosos, no por mí, sino por mi viejo, que es un loco perdío, me metió a mí unas cosas… pero a mí estas cosas con el Estado me dan igual, yo he hablado con Hacienda, he estado cuatro o cinco años con la cuenta embargada y no me han solucionado nada hasta que tuve solvencia económica y me ingresaron buenas cantidades. Bueno… buenas cantidades, no te emociones: como mucho 1.500 euros y de ahí tengo que quitar para pagar los viajes y todo lo demás. Pero, bueno, que eso se lo han cogido ellos, pero me da igual, me sudan el carajo todas esas mierdas. El problema real es que el hype no ha explotado inmensamente como para que estar en una agencia me salga más rentable de lo que me está saliendo. Si fuese todo asín-asín-asín en lugar de así, entonces no me habría pensado pagarle un 20 por ciento a un intermediario si con eso ganase más. Yo estuve de autónomo dos años por la ayuda esa a jóvenes, pero es que ahora mismo no puedo estar de autónomo, es que no puedo. A lo mejor puedo hacer en un año 20.000 euros, y luego lo que yo invierto que no es en casa, ni en comida, ni en vivir, sino en la propia música. Hay un volumen de trabajo que me supera. Yo me parto el espinazo y hago las mezclas, pero luego hay que masterizar, las fotos, que todo el mundo cobra…. Entonces, por un lado no hay tanto hype y, por otro, hay más conciencia del trabajo”.
Con Pedro ha venido Nerbi Galgo Rock, compañero en el colectivo LaDroga Lab., artista, productor y diseñador gráfico. Entre los dos se ponen a hablar de que hay chavales en su barrio (Nueva Sevilla, a 6 kms del centro) que hacen videoclips por 10 euros, de que ahora existen un montón de aplicaciones nuevas que te permiten hacer muchas cosas cuando ellos se lo tenían que inventar todo y de los nuevos programas que están saliendo y un Torrent ruso en el que hay de todo, desde snuff movies hasta discos españoles de rap y los dos se descojonan hablando de lo máquinas que son los rusos para estas cosas.
Volviendo a tus orígenes familiares, Pedro, ¿cómo te metes en la música que haces que, por cierto, cómo la defines?
“Te diría que es música urbana, porque engloba muchas cosas y tampoco queremos encasillarnos en nada: un tema es más trap, otro es más reguetón, más vaporwave, otro es más profundo o más deep para un público pequeño al que va a encantar pero al resto de la gente no le va a entrar mucho…. Yo al tener tanto flamenco en casa tampoco le echaba mucha cuenta, me gustaba, pero no me llamaba tanto la atención. Me la llamaba lo raro, lo que me enseñaba mi tío, al que llamaba mi tío el prohibío porque era así más chungo. Que, a ver, a mí no me han prohibido nada en mi vida, pero te das cuenta de cómo hablan de no sé quién… También un novio de una tía mía era DJ de breakbeat y de drum n’ bass, y a mí me molaba esa música que pinchaba. Luego estaba mi tío Antonio, que estaba viviendo en Algeciras y fui p’allá y tenía un montón de cintas de rap y de la ruta del bakalao. Entonces yo le decía: “¿Me puedo llevar esto a mi casa?” y ahí ya me puse a bichear y a indagar en la movida. También me dio el rap fuerte porque cuando llegué con 5 años a Sevilla todo el mundo que conocía, o al que yo quería conocer, no el que me traía la vida, porque los que me traía la vida eran todos unos reventaos… Pero el primero era Iván El Negro, que ya lo he dicho en todas las entrevistas, y algún día me pegarán un tiro por haber dicho tantas veces eso. A él le flipaba el rap y gracias a él empecé a conocer a otra gente, el Allison, el BloodyShao, que también está en La Droga Lab., al Joker… Escuchaban los mismos discos de mi tío y pensé: “Illo, aquí podemos hablar de cosas”, y me dio mucho por eso y la movida tan electrónica y tan experimental que escuchaba de chico. Yo decía: “¿Esto de dónde sale, por qué suena así?, ¡aquí no hay ningún instrumento!” Todo lo que ves de chico te marca un montón, como un canal en Via Digital que se llamaba Locomotion y tenía un programa que se llamaba Locotomia, aunque eso ya te lo conté. Entonces cosas cien por cien flamenco nunca he hecho. Uno de los primeros temas que tuve famosos de la movida mía fue La pareja perfecta, que produjo el Lasio, un colega mío de aquí que también estaba produciendo a Natos y Waor, tenía un sample de Camarón. Siempre ha habido algo de eso en mis temas porque además es que, tío, es que somos del sur, lo tenemos alrededor, cómo hablamos la gente, me flipaba La Mala de chico y me flipaba Hazhe. Eso está al final patente en tu sello aunque nunca he tirado tanto de lo que tenía en mi casa, ¿sabes?”
Hablemos de tu último, álbum, ‘E U R O C O C A’. ¿Qué dirías que tiene que no tengan tus trabajos anteriores?
(Largo silencio) “Eso está jodido. Te diría que todos los discos tienen algo nuevo pero, antes que nada, es que hay versión física, y después no sabría qué decirte. Creo que es un disco que abarca muchos espectros de rollos pero, aún así, sigue yendo en una misma atmósfera. Como que parece que todos los temas están hechos uno detrás de otro, aunque no es así, he cogido todos los temas a la virulé, los últimos que tenía hechos. También te diría que es, entre comillas, como el ‘Illmatic’, porque están los hits que he sacado y que más han pegado y otros nuevos, como un rollo que es Pedrito antiguo pero actual”.
Esa atmósfera de la que hablas parece que es como la de estar de after, todo suena como a un gran colocón. Hay confusión, subidas y bajadas, cosas que crees haber oído pero no has escuchado bien… ¿Cómo te ha influido la cultura de los afters?
“Hay temas que son de after, compuestos en un after, y otros de after después del after, yo solo en mi casa. De hecho, hay un tema, La última, que lo hicimos en un súper after, en el pasillo del Cálido Lehamo con ElFlaccoSucio. Yo entré a grabar mi cacho, eran las 7 o las 8 de la mañana, se veía el sol, terminé el cacho, que no era ni un minuto, asomé la cabeza por la puerta, estaban como 20 personas en el salón y dije: “Mira, yo me voy pa’ mi casa ya, que no me encuentro bien”. Ni seguí grabando ni nada, y en verdad me pareció super épica la entrada. Fue un tema de after súper desastroso y luego me ha venido peña diciendo: “Tío, esto me ha hecho llorar” y tal, y nosotros estábamos llorando, pero del dolor (risas). Ya no acabo tanto de after, pero es uno de los momentos en que más pienso, porque empiezas a ver cosas, te pones a cavilar: “Dónde me he metío, hermano, yo estoy peor que esta gente pero lo estoy viendo desde fuera y no sé yo, de verdad, esto está cogiendo un color muy raro, mañana hay que trabajar, yo no estoy en esta movida”… Que antes no pensaba eso, pensaba: “¡Mañana siete más!”, pero eso siempre lo aprovechas, te escribes algo o no puedes dormir y dices “Esta la voy a aprovechar, hermano”, y te la tiras. Aunque estés escribiendo una canción de amor, al final hay un diez por ciento de posibilidades de que salga algo de un after porque hemos vivido doscientos mil y no me acuerdo de ná pero a lo mejor un día me acuerdo de veinte anécdotas”.
Pocos artistas han hablado con tanta naturalidad como tú de la cultura de las drogas. Con el clima de censura que hay hoy en día, ¿nunca te ha traído problemas?
“Pues tío, nosotros siempre hemos visto, escuchado y hecho cosas sin prejuicio alguno. De hecho, creo que ese ha sido uno de los problemas de nosotros en Sevilla, porque, tú sabes, la gente no baila porque le da vergüenza que uno le mire, no pide la cuenta en la barra porque… no sé, hay una cultura de “yo soy la polla y no voy a mostrar mis puntos flacos”, cuando los puntos flacos son lo que realmente representa a la gente. A nosotros no nos raya eso y nunca hemos tenido miedo de hablar de nada. Nosotros tenemos temas que hemos hecho de chicos, que no han salido, y si los sacamos ahora no es que estemos presos, es que nos matan directamente. Nos cuelgan allí delante de Las Setas, nos fusilan delante de todo el mundo y la gente aplaudiría. Nosotros tenemos un humor y una movida muy abiertas, ¿sabes?, y de hecho nos daría vergüenza ser unos cerraos porque eso es lo peor que puedes hacer en tu vida. Si no ves más allá de aquí no puedes llegar más allá de aquí, y acabas trabajando en una empresa que te está puteando y llegas a casa cabreado y la tomas con tu mujer… Hay que tener aspiraciones de cosas que te hagan sentir bien y tú estés contento con tu vida y no seas una marioneta del sistema que estás amargado. Desde chicos hemos escuchado todo tipo de música, a gente diciendo todo tipo de berrerías que a la gente le daría vergüenza escuchar. Pensar que nos puedan meter en la cárcel por lo que digamos nos parece una locura porque no estamos haciendo daño a nadie, no estamos obligando a nadie a nada ni dándole las coordenadas de cómo construir una bomba, hacemos nuestro rollo para divertirnos, para sentirnos bien y a gusto y si a la gente le representa pues no es motivo. También uno de mis principales referentes en la movida es S Curro, que siempre ha hablado de drogas, y también es cierto que lo decimos con flashes, con saber, sin decir payasadas y sin vacilar fuera de lugar. Puedo decir: “me dieron algo malo y me puse a desvariar”, eso tiene arte, que no es lo mismo que decir (rapea con voz chunga) “si me meto cuatro rayas soy el rey” porque entonces, hermano, te van a mirar mal porque tú eres un shulo. E igual que yo he dicho que las drogas son la polla puedo decir que te revientan o que he estado tres días mal porque me he pegado la fiesta del año. Yo estoy hablando de una movida con conciencia”.
En uno de los temas dices: “Todos estos que te gustan me han copiao”. ¿De quién estás hablando?
“No estoy hablando de nadie específicamente, sino del rollo que hay, del ambiente. Hay una influencia, como lo que ha pasado con PXXR GVNG. Si sabes un poquito sabes quién está de por qué, dónde se ha enterado, si ha copiado, si se ha influido un poco o si es porque le gusta la movida al igual que a equis gente y entonces hace la misma movida. Es verdad que muchos de los rollos que nosotros hemos empezado a hacer se han hecho a partir de nosotros. Escuchábamos el rollo sureño este de Memphis, un rollito más basto que lo que se hacía en Nueva York o Los Ángeles, era gitaneo y malbaboso, las baterías 808 que luego ha tomado el trap, los samples que casi siempre eran de películas de miedo y slasher, una atmósfera muy macabra siempre, cosas desafinadas, chopeos en plan coger otras canciones, ralentizarlas y ponerlas en el estribillo… La onda del vapor tampoco se llevaba en España pero nosotros empezamos a quemarla, a utilizarla como base y a hacer cosas más especiales cuando en España todo era rap en castellano o un intento de rap 90’s o los tres o cuatro que intentaban hacer un rollo más mainstream americano”. (Nerbi)Elphomega intentaba también hacer esa cosa pero no dejaba de ser rap… y luego estaban Triple X, que para mí son los pioneros a la hora de introducir aquí el rollo sureño, del sur de EE UU, eran como los UGK españoles, el grupo de Bun B y Pimp C, incluso estéticamente. Antes nadie hablaba de Pimp C, pero de tres o cuatro años p’acá todo el mundo lo mete en sus temas, y eran cosas que a nosotros ya nos gustaban de chicos”. (Pedro) “Teníamos ya una movida, una visión, que nos llegó por otros colegas como el Allison o el Lay, cuando lo más profundo que llegaba a España eran Das EFX o Immortal Technique, pero no llegaba Three 6 Mafia, que no llegó hasta que grabaron con Tiësto o con el Stay Fly (risas)”.
Pese a reivindicarte como pionero frente a otros, tú no eres muy de beefs, ¿no?
“No. Lo que hemos tenido lo hemos tenido, no lo hemos gritado a los cuatro vientos ni lo tiene que saber Internet. Cuando veo que hay que decirlo se dice, pero sí que yo soy más de buen rollo porque siempre he ido de cara con la gente, entonces nunca han tenido que decir: “Mira el comepollas ese que se cree no sé qué”. Si le preguntas a alguien te va a decir: “el Pedrito es un máquina, ese es mi hermano, illo, a ese nunca le he escuchado yo decir nada malo de nadie”, porque si tienes un problema lo tienes con uno y es lo que hay, no vas a ir soltando mandanga por ahí porque al final eso te termina hundiendo en la mierda. Es tontería buscar problemas con gente que ni conoces”.
¿Cómo es vuestra relación con el público en los directos?
“Ha cambiado mucho, porque antes dábamos un concierto en Sevilla y había 300 amigos reales. Ahora hay muchísimos menos amigos, la mayoría de caras no las conoces y dices: “¡Hostia!, ¿quién son esta peña? ¡Les flipa la movida, la escuchan!”, y siempre muy entregada, se saben los temas. Hace poco fuimos a Granada y la gente se los sabía enteros, estaba allí partiéndose la camisa. No sé, como que tenemos un público que nos quiere mucho porque nunca lo hemos apaleao, siempre hemos hecho lo que nos salía del nabo, ni lo que quería la gente ni lo que quería el mundo. Siempre hemos sido muy personales en nuestra movida, tenemos un rollo muy cercano como el público y es guay porque la gente lo disfruta. Tenemos temas que son puro basuco y la gente como que los necesita, los quiere. Es un público como muy sentío, que le gusta esa movida, y también porque es muy genuina, es una movida que no puede encontrar en otro lado”.
Imagínate que se hace un biopic de Pedro LaDroga. ¿Cómo sería la primera secuencia?
(Pedro y Nerbi se parten de risa y empiezan a soltar ideas hasta que se quedan con una): “Empezaría como mi mañana del jueves pasado. Llego a mi casa después de salir de fiesta, me voy a la cama y a los pocos segundos me voy corriendo a vomitar y me veo delante del espejo diciendo: “esto no puede seguir así”. Pero antes meteríamos una intro más épica, llegando al Coachella en un jet ski o algo así, pero que sea un sueño y luego se haga un corte y se vaya a lo otro. Eso sí, antes de que publiques el artículo lo tenemos que registrar porque ya veo a varios copiando esa idea. Estaría guay también para un videoclip de Space Surimi”.
En estos momentos aparece ac1dop, también miembro del colectivo. “Esto es un evento, tío, estás asistiendo a la reunión de LaDroga Lab. después de mucho tiempo”, me dice Pedro, así que aprovecho para hacerles a ellos la última pregunta.
Con vosotros en Sevilla y Pedro en Madrid, ¿cómo está LaDroga Lab. ahora mismo?
(Nerbi) “Hemos seguido con nuestras movidas. Yo acabo de publicar un trabajo titulado ‘Malianteo' N Memphiz’, y colaboran ac1dop y el Pedrito. Parece que estamos volviendo a 2013, como digo yo, porque volvemos al rollo más antiguo que teníamos nosotros”. (ac1dop) “Yo estoy preparando una mixtape también, siempre haciendo cositas, en realidad. Hombre, desde que se fue Pedrito una mijita más triste, pero por lo demás como siempre”. (Nerbi) “Hemos vuelto a reunir el colectivo y viendo si podemos mover la cosa de verdad, atacando objetivos y eso, sacando una línea de camisetas, creando un formato de evento guay, a ver si en el futuro mejoramos la web porque nos la ha pillado una autoescuela japonesa” (risas). Nos hemos repartido un poquito las tareas porque antes íbamos todos a nuestra bola en todas las disciplinas, llevamos desde 2009 haciendo movidas, ya llevamos un rato, yo me siento como si tuviera 80 años aunque soy tó joven”. (Pedro) “Poca broma ya con LaDroga Lab., tío. (Nerbi) “Antes no nos querían pa’ ná el público de Sevilla, nosotros éramos los frikis, los raros, los cáscaras, los emparanoiaos… hemos tenido que comer mucha mierda para que luego otros triunfen”. (ac1dop) Cuando nosotros hacíamos una movida más pura, más de calle, más normal que esa gente que hacía movidas de cómic y de irse por las ramas. Era todo muy DIY sin un duro, y al final está medio panorama influenciado por nosotros y sin decirlo”.
Pedro LaDroga actuará el 4 de octubre en Granada, el 5 en Valencia y el 31 en Madrid (TBC).
¡Sigue toda la actualidad sobre los sonidos de nuestro tiempo en Red Bull Music!