La banda estadounidense fue la creadora de la que ahora se conoce como la cláusula Van Halen de los riders.
© Van Halen
Nightlife

Artistas, riders de hospitalidad y excentricidades

¿Conoces la cláusula Van Halen? ¿Y sabes para qué la utilizan los y las artistas?
Por Tracy Arijón
6 minutos de lecturaPublicado el
¿Sabes lo que es un rider? ¿Conoces a la banda de hard rock estadounidense Van Halen? ¿Has oído hablar alguna vez del artículo 126 también conocido como la cláusula Van Halen? Si tus respuestas han sido negativas no te preocupes porque estamos aquí para darte las soluciones. Si por el contrario sabes de lo que hablamos estamos seguros de que no necesitamos convencerte para que sigas leyendo.
Empecemos por el principio. Cada artista, cantante, banda o DJ posee un rider. Un rider es un documento adjunto al contrato en el que se detallan las necesidades de su propietario/a. Un listado de peticiones del contratado de obligado cumplimiento por parte del contratante. El rider cubre viaje, alojamiento y por supuesto, actuación, la cual tiene a dividirse en aspectos técnicos (iluminación, sonido, escenario…) y aspectos hospitalarios. Y sí, tal y como te estás imaginando los que nos interesan son estos últimos, pero no nos adelantemos.
Durante la década de los ‘70 Van Halen emprendió una gira muy importante. Por un lado porque era la más extensa de la banda hasta la fecha y por otro lado porque era también la más ambiciosa en términos de producción. El grupo creador de Runnin' with the Devil había ideado un espectáculo en directo sin precedentes pero para poder llevarlo a cabo requería la colaboración de las salas. Van Halen necesitaba que sus peticiones técnicas se cumpliesen al pie de la letra. Sin embargo, a menudo más de alguna se pasaba por alto. Y es aquí donde entra en juego el artículo 126 o cláusula Van Halen.
Un recipiente con M&Ms que no contuviera ninguno de color marrón. De no ser así, la banda podía cancelar libremente el contrato sin perder el pago íntegro de los honorarios. Esa era la petición número 126 de Van Halen. Lo que la banda buscaba con esta demanda era saber si se habían leído el rider al completo. Así, lo primero que hacían al llegar a un local era buscar el recipiente de M&Ms y comprobar si había alguno marrón ya que si no se habían leído esa cláusula con toda probabilidad no se habrían leído otras y les esperaba un infierno de problemas técnicos.
Con el paso del tiempo el truco de la cláusula Van Halen se ha establecido como una realidad de cualquier rider. En algunos casos estas exigencias excéntricas continúan teniendo la misma función pero en otros la han perdido y se han quedado sólo en eso, en exigencias excéntricas. Plasmas en los camerinos, videojuegos, hay quien pide incluso una cabina con mesa de mezclas y altavoces. Algunos se decantan por postales de la ciudad mientras que otros lo hacen por renovar su armario con camisetas, calcetines y calzoncillos. Si no nos crees aquí tienes algunos ejemplos :

Jay-Z:

El marido de Beyoncé incluye en su rider la misma petición que cualquier niño estadounidense: peanut butter y jelly. Eso sí, de la mejor calidad porque su niño interior seguirá vivo pero su adulto es uno de los hombres más millonarios del mundo.

Madonna:

Todo artista cuenta con su propia crew, entourage, séquito o equipo de chupamedias con sueldo pero sólo el de Madonna está formado por 200 personas, todas ellas con derecho a camerino. Además, la cantante exige que el retrete que use sea a estrenar y se destruya una vez se haya ido. Sí, todos usamos el baño, pero no todos somos Madonna.

Justin Bieber:

La estrella canadiense ha crecido sobre los escenarios ante la atenta mirada de cientos, miles, millones de personas. Es normal, por tanto, que necesite un respiro de vez en cuando. Y puestos a huir qué mejor que hacerlo en un jet, el cual debe estar disponible en todo momento.

Adele:

No todas las peticiones de los y las artistas destacan por su exotismo o extravagancia, a veces lo hacen por el desconcierto que generan. Es el caso de Adele quien exige que allí donde actúe no haya miel orgánica.

The Stooges:

Iggy Pop, el cantante y líder de los Stooges, exigía que en cada actuación hubiese un imitador de Bob Hope. No, para amenizar al público no, para su exclusivo divertimento. Eso sí, el cómico debía compartir el tiempo de actuación con los siete enanitos de Blancanieves.

Steven Tyler:

¿Quién no ha tenido alguna vez algún problema con su mascota? No encuentras con quien dejarla, el hotel no le permite el acceso o se te escapa durante un pequeño paseo matutino. La cosa cambia un poco cuando eres Steven Tyler y tu mascota es un cocodrilo.

Borgore:

El DJ, cantante y productor da un paso más allá superando a Steven Tyler al incluir en su rider la petición de un lemur. Pero es que, ¿a quién no le gusta Madagascar y el rey Julien?

Marilyn Manson:

Si alguien encaja a la perfección con lo excéntrico y la locura es Marilyn Manson y sin embargo el estadounidense sólo necesita ositos Haribo para ser feliz. Ah, y una trabajadora sexual calva y sin dientes, no habíamos llegado todavía a esa parte del rider.

Mötley Crüe:

Cualquier petición se queda corta en comparación con Mötley Crüe cuya fama les precede. Quizás por ello desde hace años lo que la banda incluye en su rider es un listado con todas las reuniones de Alcohólicos Anónimos que haya allí donde estén. Ya se sabe, no conviene arriesgar. Aunque, también exigen una boca constrictor.

Cher:

Si algo le gusta a Cher son las pelucas y si algo quiere Cher es que sus pelucas estén en las mejores condiciones posibles. De ahí que la diva exija un camerino propio para ellas. Una habitación acondicionada de manera especial y con un equipo seguridad en la puerta. No te rías, ha sufrido robos en el pasado.

Steve Aoki:

Y el mito llega a su fin. Steve Aoki no viaja con las tartas, las incluye en su rider. También las balsas hinchables y las máquinas de confeti. Más que la actuación de un DJ parece que se esté organizando una fiesta de cumpleaños infantil.

Afrojack:

Seguro que has viajado toda tu vida en clase turista y compañías low cost con las rodillas casi tocándote las orejas. Pues eso no le ocurre a Afrojack quien demanda que todos sus viajes sean en primera clase, ¿su excusa? su tamaño.

Tyga:

Pero no todo son frivolidades. El rapero estadounidense Tyga incluye en su rider la petición de una camiseta del equipo de fútbol de la ciudad donde tenga lugar la actuación. Debe ser de tamaño infantil ya que es para su hijo.
Y tú, ¿si pudieses incluir cualquier cosa en tu rider qué pedirías?
*Toda la información que figura en este artículo es de público conocimiento.