El running es uno de los deportes más recomendados.
© Creative Commons
Productividad
Hacer deporte aumenta un 300% la productividad laboral
Este es uno de los motivos por el que muchas empresas incluyen en sus instalaciones espacios destinados al deporte y el ejercicio físico.
Por Verónica Mollejo
Publicado el
Un estudio realizado por la multinacional norteamericana Gympass ha revelado que practicar ejercicio físico, un máximo de cuatro días a la semana, puede aumentar considerablemente la productividad del individuo. Los resultados de la investigación traducen esta mejora del rendimiento laboral en un porcentaje del 300%. En especial cuando se trata del género femenino, que invierte más dinero y esfuerzo en este ámbito.
Ante esta situación, no es de extrañar que muchas empresas ya incluyan en sus instalaciones espacios destinados exclusivamente al deporte y el entrenamiento físico. Y es que los principales inconvenientes que impiden su práctica son la falta de tiempo libre, el exceso de responsabilidades o las largas distancias que separan el gimnasio del domicilio o el lugar de trabajo. Bajo esta premisa, ¿qué otros beneficios aporta dicho sistema?

Deporte y productividad, el tándem perfecto

El spinning y el ciclismo ayudan a liberar tensiones y combatir el estrés.
El spinning y el ciclismo ayudan a liberar tensiones y combatir el estrés.
Como ya hemos visto anteriormente, introducir hábitos saludables y actividades recreativas en el entorno laboral se ha convertido en una tendencia en auge que mejora no solo el bienestar y la salud de los empleados, también el rendimiento corporativo. “La ciencia lleva estudiando este aspecto durante más de una década y ha demostrado empíricamente que por pasar más horas en el centro de trabajo no se produce más. De hecho, de estos estudios se deduce que los procesos fisiológicos desencadenados con la práctica deportiva conllevan un aumento en los niveles de concentración de un empleado”, explica el doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, José Luis Felipe, a la plataforma Wellness Spain.
Afortunadamente, la lista de beneficios no acaba con ese aumento de la concentración. Practicar deportes tan diversos como el yoga, el spinning, el fútbol, el running, la natación, el ciclismo o incluso el kick-boxing favorece notablemente la actitud de la plantilla frente a sus responsabilidades diarias. ¿Qué otros beneficios acompañan a esta clase de ejercicios?
Demanda poco tiempo y da muchos beneficios
Demanda poco tiempo y da muchos beneficios
  • “Está comprobado que las empresas que promueven el ejercicio físico entre sus empleados reducen de 20% a 30% las bajas laborales de su personal, y entre 15% a 20% los accidentes de trabajo y los gastos médicos de sus trabajadores”, explica Thiago Pessoa, máximo responsable de Gympass España.
  • Mejora el autoestima de los trabajadores en el ámbito laboral. Una actitud renovada que influye en la toma de decisiones, las negociaciones y los resultados de las mismas.
  • El deporte también ayuda a liberar tensiones y combatir el estrés que genera la rutina diaria.
  • Si las actividades físicas se practican en grupo, los trabajadores suelen crear un vínculo que después queda reflejado en su trabajo. Empatía, respeto y compromiso son los sentimientos que más salen beneficiados. Sobre todo, si los empleados deben hacer frente a los proyectos en equipo. Favoreciendo también el clima laboral y reduciendo los conflictos.
  • Hacer ejercicio facilita la neurotransmisión de la noradrenalina, serotonina y dopamina, tres mensajeros químicos del sistema nervioso central que provocan una mejora en el estado de ánimo y una sensación de bienestar generalizado en el individuo.