WRC

Rallies 1984: el año de los privados en España

© McKlein Image Database
En noviembre se cumplen 30 años del último título de España de Rallies del gran Antonio Zanini.
Por Abel CruzPublicado el
Los Rallies han ido fluctuando: épocas con muchas marcas, equipos oficiales y diez pilotos de fábrica, como poco; años con dos marcas con ganas de liarse la manta a la cabeza y hacer el mundial o un nacional fuerte de principio a fin; y temporadas en que los privados toman el relevo de las fábricas y acaban llevándose los laureles.
En 1984, eso fue lo que sucedió en el Campeonato de España de Rally. En 1983 hubo tres marcas oficiales (Opel, Talbot y Renault) luchando cara a cara por el título. En 1984, Renault y Opel seguían con programas oficiales y Peugeot Talbot Sport redujo el suyo a la espera del Peugeot 205 T16, que no llegaría hasta el 85, inscribiendo en varios rallies el ligero aunque poco potente Samba Gr. B, con Borja Moratal como punta de lanza.
Salvador Servià, a un paso de ganar el Rally Costa Brava ante el Audi de Michele Cinotto.
Servià, a un paso de ganar el Rally Costa Brava
Eso provocó que el piloto estrella de los franceses, Antonio Zanini, se viese obligado a buscarse la vida. El de Viladrau acabó convenciendo al importador de Ferrari en España, Fernando Serena, para traer uno de los 308 GTB que competían en Italia. Los rivales del pluricampeón de España en la categoría máxima, el Grupo B, serían el actual defensor del título, Eugenio ‘Genito’ Ortiz (Renault 5 Turbo), Juan Carlos Oñoro y Salvador Servià (Opel Manta), y ‘Beny’ Fernández (Porsche 911 SC RS).
La temporada empezó con el Rally Costa Brava, entonces prueba de máxima puntuación en el Campeonato de Europa. Zanini aún no tenía listo el 308 y no participó. El único superviviente español de los mencionados en el párrafo anterior fue Servià, quien acabó segundo tras una dura pugna con el vencedor, el italiano de Audi Michele Cinotto.
Antonio Zanini - Josep Autet, Ferrari 308 GTB, Rally Catalunya 1984.
Rally complicado para Zanini en el Catalunya del 84...
En el Rally Race valenciano, Zanini por fin debutó con un 308 preparado por Michelotto. El catalán acabó segundo tras el italiano Carlo Capone (Lancia 037), más tarde campeón de Europa, con Beny tercero. Servià, esta vez, se retiró por problemas de motor. Desde entonces, Zanini encadenó tres victorias consecutivas en el Guilleries catalán, el Sierra Morena y el Luis de Baviera madrileño. Los dos segundos puestos de Beny Fernández en ese trío de pruebas, le convertía en el rival más serio del piloto de Ferrari. Racha que no continuaría, desgraciadamente para el gallego.
El trío de Rallies asturianos empezó con el Villa de Llanes, vencido por Ortiz. A continuación, Zanini ganaba en el San Agustín por solo 2 segundos sobre el propio Genito, y ya podía sacar la calculadora para lograr el título. Sin embargo, no todo iba a ser tan fácil para el de Ferrari. En el Príncipe de Asturias, puntuable para el Europeo, Servià ganó por eliminación, al abandonar todos sus rivales por diversos motivos (ya fuese la mecánica o algún que otro accidente sin consecuencias graves más que mucha chapa y mucha pintura).
... que dio el primer podio en España para Sainz
... que dio el primer podio en España para Sainz
Por si fuera poco, en el Rally de Catalunya, también puntuable para el Europeo y con mayor coeficiente que el Príncipe (es decir, que el ganador lograba más puntos), pese a no haber representación extranjera Zanini abandonó al romper un palier del 308, lo que facilitó la victoria de un Servià en estado de gracia y el segundo puesto de un joven Carlos Sainz quien corría con el Manta de Oñoro, tras despuntar con un R5 Turbo 2 de la red de concesionarios de Madrid.
Lo acontecido en los dos últimos rallies complicó los planes de Zanini. Su idea era correr en el Catalunya y en el Rally de Girona y saltarse el Vasco-Navarro, prueba de ingrato recuerdo para el de Viladrau. En 1974, y resumiendo, una serie de problemas llevaron a Zanini a bloquear un tramo, literalmente. La Federación le retiró la licencia durante cuatro meses y jamás volvió a ese rally.
Antonio Zanini - Josep Autet, Rally RACE Costa Blanca de 1984.
Segundo puesto de Zanini en su debut con el 308
Pero la situación de 1984 le obligó a participar para evitar que Servià le ‘robase’ el liderato. A Zanini se le unió el italiano Gianfranco Cunico. Ambos pilotos llevaron sendas unidades del 308 con culata de dieciséis válvulas. Zanini acabó ganando claramente, y Servià se retiró por salida de carretera. Ello le dio el título al de Ferrari de manera matemática.
Servià ganó en Girona, pero fue más para desquitarse del error de pilotaje del Vasco-Navarro que por otra cosa. El de Pals, actual director del Circuit de Barcelona-Catalunya, quien a principios de ese año solo tenía en su programa competir en el Rally de Montecarlo (ver artículo), hizo la temporada que pudo y con el dinero que pudo, gracias al apoyo del RACC catalán desde mitad de temporada. No obstante, Zanini fue justo vencedor, un premio más a su gran capacidad de trabajo, a todos los niveles (físico, psicológico y en todo lo relacionado con cada prueba).
Además, como detalle, ese año contó como copiloto con Josep Autet, periodista de profesión, pero que ya había acompañado a Zanini en muchas de sus últimas incursiones europeas, ya fuese como apoyo logístico o sentado a la derecha cantando notas. Visto con la perspectiva que da el tiempo, la entrega de Autet, tipo accesible y muy realista, fue clave para la consecución del último título nacional de asfalto de Antonio Zanini, el gran piloto de los rallies españoles.
Encima del párrafo anterior tenéis el resumen del año que en su día hizo la productora de Barcelona Telesport. Un vídeo de una hora. Para sentarse y degustarlo con calma.