Ver vídeo5 minutos
Clavados

Clavados en la Cueva de la Luz de Ibiza

Atletas de las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving se embarcan en una aventura en la que saltarán desde los acantilados en uno de los lugares más secretos de la costa oeste de Ibiza.
Por Katrin Strobl
Publicado el
Esta historia es parte de

Red Bull Cliff Diving World Series

David Colturi

United StatesUnited States

Rhiannan Iffland

AustraliaAustralia

Gary Hunt

FranciaFrancia

Orlando Duque

ColombiaColombia

Celia Fernández

EspañaEspaña

Jonathan Paredes

MéxicoMéxico
Guiados por las ansias de explorar, cinco atletas de las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving, acompañados por Orlando Duque (el embajador de este deporte) viajaron hasta Ibiza, la tercera isla del Archipiélago Balear en lo que a tamaño se refiere. La australiana Rhiannan Iffland, 4 veces campeona de las Series Mundiales, y el clavadista estadounidense David Colturi, residen en Europa durante la temporada de competiciones. A estos dos atletas se unieron también el francés Gary Hunt, la saltadora española Celia Fernandez y Jonathan Paredes. El objetivo era ir en busca de “La Cueva de la Luz”.
La aventura supone a menudo un reto y esto fue lo que se encontraron en esta preciosa cueva, un auténtico reto. “Cuando oí hablar por primera vez de este lugar quedé impresionado”, dice Gary Hunt, el plusmarquista de las Series Mundiales. “No sabía si iba a ser posible. Luego vi las fotos y, más o menos, fui en la otra dirección, pensé que lo podríamos hacer. Al ver el lugar de verdad, no fue fácil tomar la decisión”.
El francés Gary Hunt salta desde 25.5 metros de altura en la Cueva de la Luz durante un proyecto de Red Bull Cliff Diving en Ibiza, España, el 5 de julio de 2021.
Gary Hunt salta por el estrecho hueco
La posición de despegue perfecta estaba en una pequeña plataforma de piedra plana a 25 metros de altura sobre las aguas cristalinas. Para que los saltadores pudieran superar con seguridad las rocas que había más abajo, tenían que alejarse unos 6 metros y, al mismo tiempo, no distraerse demasiado con la pared de roca del lado opuesto. La precisión y el ángulo eran claves para encontrar el lugar de aterrizaje entre dos rocas.
“Sinceramente pienso que lo más difícil es decidirte en el despegue porque tienes la pared enfrente y, aunque no vas a chocar contra ella, debes acercarte mucho”, explica David Colturi. “Debes mirar a la pared fijamente y lanzarte con toda tu fuerza para alejarte de la cornisa y alcanzar el punto deseado entre las dos rocas. Se puede hacer pero hay que templar los nervios”.
El estadounidense es famoso por sus increíbles acrobacias, por ejemplo, saltar desde un paracaídas al lago de Lucerna (Suiza) en 2018. Al enfrentarse a un territorio nuevo la preparación es fundamental. “Cuando empiezas a hablar de estas cosas con los otros saltadores, te dan una visión racional desde todos los ángulos. Es seguro e inteligente hacer esas cosas en la fase previa al primer intento”.
El techo de la cueva se derrumbó hace muchos cientos de años y dejó una gran abertura directa al mar. Los saltadores tuvieron que respirar hondo y confiar en sus habilidades antes de saltar desde la roca y lanzarse al abismo.
“Nunca es fácil saltar en una cueva porque fuera hay mucha luz y dentro hay mucha oscuridad. El contraste es complicado porque no ves la superficie del agua. Tienes que intuir qué lejos o cerca está el agua, de lo contrario es muy peligroso. Si tenemos en cuenta todos estos elementos, queda claro que el salto es realmente complicado”, explica Orlando Duque, el legendario clavadista colombiano.
¡Es maravilloso estar viva!
“Es apasionante encontrar estos lugares en la naturaleza, sitios que están muy cerca de la ciudad pero que, al mismo tiempo, tienen una acceso difícil. Es maravilloso tener la oportunidad de saltar en lugares como este”.
Los atletas no desperdiciaron esta oportunidad. A lo largo de una intensa jornada, el grupo de clavadistas de élite exploró varios sitios desde donde saltar, tanto dentro como fuera de la Cueva de la Luz. Este nombre está inspirado en los reflejos de sol que iluminan toda la cueva, en especial a mediodía, creando un impresionante resplandor azul.
(Desde la izquierda) Rhiannan Iffland, Celia Fernández, Orlando Duque y Jonathan Paredes se arrojan desde los acantilados en Ibiza, España, el 5 de julio de 2021.
Salto colectivo
“¡Es maravilloso estar viva!”, así fue como la campeonísima autraliana, Rhiannan Iffland, resumió la experiencia.
“Este viaje ha sido especial”, señaló Hunt. “Éramos un pequeño grupo de saltadores que estábamos lejos del estrés de las competiciones y en un lugar especial. No nos lo acabábamos de creer. Cada uno había elegido un sitio diferente desde el que saltar. Ha sido un momento mágico”.
El viaje a la Cueva de la Luz nos ha permitido conocer la capital europea de las fiestas desde otro punto de vista diferente. Ahora la élite de los clavados se centrará en Oslo, Noruega, donde el 14 de agosto se disputará la segunda ronda de las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving 2021.
Mira las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving en Red Bull TV. Bájate la app gratis para que tengas la acción de los clavados en todos tus dispositivos. Aquí te puedes descargar la app.
Esta historia es parte de

Red Bull Cliff Diving World Series

David Colturi

United StatesUnited States

Rhiannan Iffland

AustraliaAustralia

Gary Hunt

FranciaFrancia

Orlando Duque

ColombiaColombia

Celia Fernández

EspañaEspaña

Jonathan Paredes

MéxicoMéxico