Stephanie Bendixsen en The Wrap Up de Red Bull.
© Ken Leanfore/Red Bull Content Pool
Gaming

Hablamos con Stephanie Bendixsen, una de las voces más célebres del gaming

Autora, locutora, streamer de Twitch y empollona confesa, Hexsteph habla de los altibajos que han marcado su carrera hasta ahora en el mundo del gaming y los esports.
Por Joe Ellison
9 minutos de lecturaPublicado el
Si pensamos en las heroínas de los videojuegos, es fácil recordar a Lara Croft viviendo aventuras en templos perdidos llenos de monos.
Pero en la última década, Stephanie Bendixsen se ha convertido en la cara y la voz de la cobertura de los videojuegos en Australia y más allá, cambiando lentamente el discurso de cómo debe ser un experto en gaming en una escena tradicionalmente dominada por los hombres.
Esta mujer de 35 años ha sentido el impacto de primera mano. Desde que presentó Good Game en la ABC entre 2009 y 2017, seguido de un año como presentadora de ScreenPLAY en una cadena comercial junto con apariciones en The Wrap Up de Red Bull, nunca ha olvidado una carta de un fan.
Bendixsen presentando el programa de la ABC Good Game en 2016.
Bendixsen presentando el programa de la ABC Good Game en 2016
"Es divertido", admite. "No sé si la gente necesita permiso para compartir su pasión por algo, pero las chicas me escriben diciendo: 'Ahora puedo decirle a la gente que me gustan los videojuegos porque te he visto en la televisión hablando de ellos'".
Más recientemente, ha ayudado a lanzar Back Pocket, un programa de juegos online financiado íntegramente por suscriptores de Patreon. Más parecido a una fiesta en casa que a un brillante programa de máxima audiencia, es un bienvenido cambio de ritmo para Bendixsen, que sigue encontrando tiempo para retransmitir a miles de seguidores en Twitch con el nombre de Hexsteph, y que anteriormente ha escrito una exitosa serie de libros para niños.
Aquí, saca tiempo de su apretada agenda para hablar con franqueza sobre su notable ascenso hasta ahora.
¿Recuerdas el primer juego al que jugaste?
En el PC de casa tenía un juego llamado Sky Runner. Jugabas en una nave espacial que tenía que derribar los árboles que aparecían en su camino y al final bajaba una pequeña moto que podías conducir. Era súper básico pero divertido.
¿Es cierto que conociste la adicción a los juegos cuando eras niña?
Sí, ¡el culpable fue Lensmoor! Era un juego de fantasía épica online y basado únicamente en texto. Mis padres acabaron prohibiéndome jugar, así que esperaba a que se durmieran y, en la época del módem telefónico, presionaba una almohada sobre el módem para ahogar el sonido de la marcación para que no se despertaran.
Bendixsen dice que los videojuegos le ayudaron a encontrarse a sí misma durante su adolescencia.
Stephanie Bendixsen en su escritorio de adolescente
¿Cuándo se dieron cuenta tus padres de que jugabas demasiado?
Probablemente cuando me quedaba dormida en clase y el colegio llamaba a mis padres porque estaban preocupados. Incluso jugaba en las clases si podía. Incluso fui a terapia, fue todo un acontecimiento. Es la única vez que fui una adicta a los juegos.
Debe haber sido un juego...
La escuela puede ser difícil debido a las jerarquías sociales y al cambio de tu cuerpo; no me gustaba quien era. Pero en ese mundo yo era Elvin el guerrero, un personaje muy fuerte y seguro de sí mismo, y cada vez quería pasar más tiempo en ese universo.
Con los equipos de esports jugando muchas horas al día, ¿está cambiando la actitud hacia lo que se considera jugar demasiado hoy en día?
Hay juegos en equipo que pueden ser problemáticos por la dependencia. Hay gente que siente que está defraudando al equipo si no está ahí para llevar a cabo una incursión con éxito. Pero todo está bien con moderación. Sin embargo, no me gusta cómo los medios de comunicación demonizan los videojuegos pero aceptan la cultura del atracón televisivo, en la que pasar un fin de semana entero viendo varias temporadas de una serie de televisión en el sofá, es totalmente aceptable. Los videojuegos son mucho más activos, ya que utilizan la mente para resolver puzzles y cooperar con los demás.
No me gusta que los medios de comunicación demonicen los videojuegos pero consideren que la cultura del atracón televisivo es totalmente aceptable.
Stephanie Bendixsen
¿Siempre supiste que querías trabajar en la industria de los videojuegos?
No, en absoluto. Estaba estudiando la carrera de interpretación cuando la ABC anunció que iba a poner en marcha un nuevo canal para jóvenes y que los presentadores debían enviar cintas de audición mostrando su personalidad. Fui a una convención de ciencia ficción para grabar la mía y casualmente el presentador de Good Game estaba allí. Me dijo que también estaban buscando otro presentador. Me pareció muy fortuito, así que me fui a casa y escribí un montón de críticas de juegos -estaba familiarizada con el estilo del programa, porque me encantaba- y conseguí el trabajo.
¿Estabas nerviosa al presentar tu primer episodio?
Sí, claro. Fue muy emocionante, pero entonces ocurrió algo que lo puso todo patas arriba. Uno de los presentadores del programa había tenido un desencuentro con la dirección de ABC y dejó el programa cuando yo me incorporé. Fue bastante público el hecho de que no fue su decisión dejar el programa. Así que, al instante, muchos espectadores no confiaban en mí, no creían que fuera una verdadera gamer y pensaban que me habían puesto en el programa por una especie de atractivo sexual. ¡Lo cual es muy gracioso!
¿La gente se quejaba?
Esto fue en 2009, en los primeros días de las redes sociales, pero hubo un ataque masivo de odio e ira en Internet y la gente trató de difamarme, retocando digitalmente fotografías mías para el porno. Pasó de ser un sueño fantástico a una horrible pesadilla muy rápidamente.
Stephanie Bendixsen con la configuración de su PC doméstico.
Bendixsen ha creado un grupo de fieles seguidores en Twitch
¿Pudiste hablarlo con alguien?
Recuerdo que un día me vine abajo en la silla de maquillaje y, por suerte, la productora del programa era mujer, friki y gamer. Me dijo: "Escucha, no tienes que demostrarle nada a nadie, deja que tu trabajo hable por ti y ellos vendrán". Fue el mejor consejo que me han dado nunca. Me dediqué a mi trabajo lo mejor que pude y mostré mi pasión por los videojuegos y, con el tiempo, las quejas fueron disminuyendo. De repente, recibí cartas de mujeres jóvenes que decían lo genial que era ver a una mujer en el programa y verse representadas.
Una prueba de que nunca hay que escuchar a los haters...
Sin duda. Más adelante, recibí mensajes de texto de personas que decían: "Oye, me siento muy mal porque yo fui una de esas personas que dijo cosas muy malas sobre ti cuando empezaste, pero ahora te respeto de verdad y te pido disculpas", lo que fue genial.
He visto que la industria ha cambiado mucho desde que empecé.
Stephanie Bendixsen
¿Crees que hay que hacer más para que los juegos sean más inclusivos?
En términos generales, he observado que la industria ha cambiado mucho desde que empecé. Estamos viendo cambios lentos en la cantidad de mujeres que se incorporan al desarrollo de juegos. Los equipos y los editores están contratando a gente más diversa, lo que significa que los creadores de juegos tienen un abanico más diverso de historias que atraen a un mayor número de personas, lo que tiene su propio efecto dominó.
¿En qué se diferencia la audiencia de Twitch de la de la televisión?
Una transmisión en Twitch es una conversación inmediata, una ventana directa a tu casa. Me tomó un tiempo comprender el cambio de un trabajo muy bien dirigido por un presentador en la televisión a otro realmente relajado y hablar con la gente como si estuvieran en la habitación contigo. A la gente le gusta el hecho de que seas realmente natural, no estás hablando con voz de presentador, es un contenido sin filtrar.
¿Y no hay presión? No eres una gamer profesional...
La gente no me ve en Twitch porque quiera ver a alguien que es muy bueno pegando tiros en la cabeza, me ven por la historia que tienen conmigo en el programa, y para ver a alguien con una pasión honesta por los videojuegos.
Stephanie Bendixsen en The Wrap Up de Red Bull
Bendixsen es la prueba de que nunca hay que escuchar a los que odian
¿Crees que la mayoría de los jugadores profesionales simplemente han practicado mucho, o piensas que se trata sobre todo de un talento natural?
Es totalmente comparable con el deporte tradicional: hay gente que es mejor por naturaleza y está dispuesta a trabajar, pero hay quienes practican, practican y practican y nunca lo consiguen. Y al igual que los deportes convencionales, tiene una vida útil. Los reflejos y la velocidad de reacción forman parte de ello y siempre habrá gente más joven y más rápida.
En 2017 te pasaste a una cadena comercial para presentar screenPLAY, pero lo dejaste al cabo de un año. ¿Por qué?
Quería probar el trabajo en una cadena comercial porque nunca lo había hecho. Pero fue horrible. Durante meses y meses la cosa no arrancaba. Los altos cargos, que no sabían nada de videojuegos, querían que se pareciera más a un programa nocturno de deportes centrado en gran medida en los esports. Pero no funciona, porque la gente que está interesada en los esports consume su contenido preferido en online.
Back Pocket está financiado por los abonados, que tienen una gran influencia en su contenido.
Los presentadores del programa de juegos online Back Pocket
¿Fue un choque cultural trabajar en la televisión comercial?
Yo venía ingenuamente de la ABC, donde se me permitía ser yo misma y llevar lo que quería. Pero en la televisión comercial me decían: "Tienes que vestirte como una mujer" y "Nuestro principal grupo demográfico son los chicos". Siempre me había vestido deliberadamente con camisetas de gran tamaño para que la gente se centrara en mis palabras y no en la moda o en mi cuerpo, pero de repente lo que llevaba importaba y eso me frustró mucho.
Y ahora presentas Back Pocket, donde los suscriptores son los que más opinan sobre el contenido del programa...
Creamos un Patreon donde la gente puede suscribirse al nivel económico que le resulte más cómodo. La gente llevaba tiempo pidiéndonos que hiciéramos nuestro propio contenido porque sentían que faltaba la voz para el juego australiano. No esperábamos que tanta gente se subiera a bordo desde el principio, así que en los últimos seis meses nos hemos puesto al día y ahora creo que por fin lo estamos consiguiendo y vamos a ampliar esa audiencia. Es una de las mejores cosas que hemos hecho.
Y puedes elegir tu propio vestuario...
[risas] Puedo llevar todas las camisetas de gran tamaño que quiera...