Tecnología

Agua del grifo pura y limpia, con Tapp Water es posible

© TAPP Water
Son muchas las personas que evitan el consumo de agua del grifo, cuya calidad deja mucho que desear en algunos puntos de España y siempre en relación al agua embotellada.
Por Verónica MollejoPublicado el
Problemas en el proceso de potabilización, en las redes de distribución, las instalaciones y depósitos privados, el estado de conservación… Estas son solo algunas de las inquietudes del consumidor a la hora de reflexionar sobre el agua del grifo. Y no es de extrañar. Numerosos estudios en la materia han demostrado la existencia de fibras de plástico microscópicas en el agua potable procedente de los cinco continentes.
Estas a su vez pueden transferir sustancias tóxicas al ser humano, presentes también en muchos de los alimentos que comemos a diario y que están en contacto directo con este tipo de agua. Una situación que afecta a todo el mundo, en mayor o menor medida, y que obliga a las autoridades a seguir un control de seguridad exhaustivo, superior al del agua embotellada.

El agua del grifo también puede ser saludable

El cartucho elimina más de 80 contaminantes diferentes.
El cartucho elimina más de 80 contaminantes diferentes.
Bajo esta premisa, la pareja de emprendedores Magnus Jern y Alexander Schwarz ha desarrollado un filtro para el grifo capaz de purificar el agua. Su nombre es TAPP Water y ha establecido su sede en Barcelona, punto neurálgico español del ecosistema startup. Con varias generaciones a sus espaldas, el producto sigue un objetivo prioritario, reducir la contaminación plástica que tanto daño hace a nuestro planeta con un simple gesto: beber agua del grifo.
Para conseguirlo, TAPP Water recurre a la combinación de tres elementos de sobra conocidos por sus fundadores. En primer lugar, el minimalismo y la sencillez del diseño sueco. Este cuadra a la perfección con la precisión de la ingeniería alemana. Un factor importante que mejora con la experiencia en tecnología de filtrado de agua tan característica de nuestro país.
Siendo fieles a su filosofía, los cartuchos están elaborados con caucho y plástico PLA totalmente biodegradables. Además, incluyen un bloque de carbón natural activo hecho a base de cáscaras de coco, un material que permite eliminar otro tipo de contaminantes como el cloro, la cal o los metales pesados. Siempre respetando los minerales beneficiosos para la salud del ser humano. Su instalación sólo requiere 30 segundos, una minucia en comparación con los tres meses de vida útil de cada cartucho. Y por si esto fuera poco, las últimas actualizaciones incorporan un chip Bluetooth, que se conecta a una aplicación móvil desde donde el usuario conocerá toda la información correspondiente a su consumo.

El plástico y su complicada relación con el planeta

Millones de piezas de plástico ponen en peligro la fauna marina.
Millones de piezas de plástico ponen en peligro la fauna marina.
Gracias a las primeras 2.700 unidades vendidas, la empresa consiguió evitar la producción de más de 560.000 botellas de plástico. Un logro considerable si tenemos en cuenta la relación que actualmente mantiene nuestro planeta con este material hecho a base de petróleo. Según un estudio realizado por Algalita Marine Research Foundation, 8 de cada 10 botellas no son recicladas. De las cuales, un gran porcentaje termina vagando por el océano, poniendo en peligro la vida de la fauna marina. El objetivo de TAPP Water es superar los 15.000 usuarios activos, cuyo apoyo a la causa sería determinante para el cuidado del medio ambiente.