MTB

Aprende sobre los frenos en las MTB con estos 6 puntos claves

© Bartek Woliński
Por Ric McLaughlin
¿No distingues a los rotores de los pistones? Aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre los frenos.
Las suspensiones, los cuadros y las ruedas han avanzado mucho, pero quizá la pieza más importante en tu mountain bike son los frenos. ¿Por qué? Pues porque las bicis actuales son capaces de ir más rápido que nunca.
Los frenos de tu bici son esenciales a la hora de mantener el control. Te permiten reducir la velocidad antes de negociar un viraje lento o bajar por encima de una escarpada roca cubierta de musgo.
¿Quieres conocer un poco mejor a los frenos? Aquí te explicamos el vocabulario clave.

1. Hidráulico frente a mecánico

Frenos de disco Shimano Saint
Frenos de disco Shimano Saint
A menos que seas un aficionado a las bicis retro, todos los modelos modernos de montaña vienen con frenos de disco. Un disco metálico (rotor) va unido a la rueda y gira a través de una pinza. Cuando aprietas la maneta las pastillas que están dentro de la pinza hacen presión sobre ambos lados del disco para reducir la velocidad de la rueda.
Hay dos tipos de sistemas: hidráulico y mecánico. El hidráulico es más común hoy en día y en él un fluido empuja un par de pistones dentro de la pinza que luego mueven las pastillas. Es más o menos el mismo sistema que se emplea en autos y motos.
En un sistema mecánico un cable de acero mueve las pastillas. Hoy en día se utiliza menos al no tener ni la potencia ni el tacto de un sistema hidráulico.

2. Pistones

El freno trasero de la MTB de Finn Iles.
¿Qué tipo de pistón eres?
Los frenos de disco hidráulicos modernos se pueden dividir en dos tipos, de dos y de cuatro pistones. Los de cuatro emplean dos pistones por cada pastilla y por lo tanto son más potentes. Lo que los hace más apropiados para bicis de descenso y carreras de enduro. Tienen más piezas en movimiento y suelen ser algo más pesados.

3. Manetas

Detalle del freno de la bici de Loïc Bruni.
Maneta Formula Cura en la World Champs S-Works de Loïc Bruni
Las manetas de freno son el punto vital de contacto entre tú y tu bici. Lo más importante es el “tacto” de los frenos. Algunos pueden ser muy potentes, pero de poco sirven si no se pueden dosificar.
Las manetas son muy importantes y cuanto más pagues por ellas, más posibilidades de ajuste tendrán y menos pesarán. Así podrás ponerlas a tu gusto para que frenen de la manera con la que más cómodo te sientes.
Dicho lo cual, hay que hacer notar que con los años hasta las manetas más económicas son ya bastante sofisticadas.

4. Disco o rotor

Freno con disco de 200 mm.
El pequeño rectángulo es el Axxios AXS Sensor
Es el disco en sí. Si vas a comprar un nuevo juego de frenos, no pienses que siempre van a venir incluidos, pues a menudo se venden por separado. Hay cuatro tamaños principales (que pueden variar algunos mm dependiendo del fabricante): 140, 160, 180 y 200 mm.
Los discos más grandes ofrecen más potencia de frenado, pero quizá tienen menos tacto. Los mayores tamaños se emplean para los modelos más veloces, las bicis de trail y enduro suelen montar rotores de 160 o 180 mm.
Es vital asegurarse de que el disco gira libre en el centro de la pinza, para que las pastillas no se gasten enseguida y además no hagan ruido. Los rotores se pueden doblar en una caída o durante el transporte, así que ten mucho cuidado.

5. Pastillas

Freno trasero en la Canyon Exceed de Pauline Ferrand.
Potencia de frenado a cargo de SRAM Level Ultimate
Las pastillas de freno tienen el duro trabajo de detener el peso del conjunto formado por ti y tu bicicleta. Algo que no es fácil, así que es muy importante mantenerlas en perfecto estado.
Hay dos clases de pastillas de freno: orgánicas (de resina) y sinterizadas. Las sinterizadas están fabricadas con una mezcla de elementos metálicos, mientras que las orgánicas emplean una combinación de fibras y materiales orgánicos unidos con resina.
Las pastillas sinterizadas ofrecen mayores prestaciones sobre barro, agua y frío y se gastan menos, pero no ofrecen tanto tacto y hay que hacerles un buen rodaje al principio. Las orgánicas necesitan menos rodaje y tienen más tacto, pero no duran tanto.
Muchos riders optan por pastillas sinterizadas en el invierno debido a las frías temperaturas. Vale la pena hacer varias pruebas, un cambio en el compuesto de las pastillas es una de las mayores mejoras que puedes hacer en tu bici de montaña.

6. Sangrado

Will Soffe, mecánico de Trek Factory Racing, trabaja en el freno trasero.
Will Soffe, mecánico de Trek Factory Racing
Esto suena doloroso y puede serlo. Sangrar unos frenos hidráulicos consiste en el proceso de quitar las burbujas de aire que haya en el sistema. Las burbujas harán que la eficacia y el tacto disminuya.
¿Crees que hay que sangrar tus frenos? Mira cuánta vida les queda a las pastillas primero, porque los síntomas son similares.
Si no te sientes muy seguro para hacer el sangrado de los frenos, lleva la bici a un taller de confianza. Si te sientes capaz, entonces sigue las instrucciones de la página web de tu fabricante.
Si lo haces tú mismo, asegúrate de quitar las pastillas de freno y las ruedas antes de comenzar con el sangrado, para que ni las pastillas ni los discos se contaminen con el líquido de frenos.