Games

¿Sabes por qué se canceló "Silent Hills"?

¿Sabes por qué? Dinero, dinero, aprende algo, dinero.
Por DenshoPublicado el
¿Por que se cancelo Silent Hills?
¿Por que se cancelo Silent Hills?
Ya es oficial. Silent Hills ha sido cancelado. Al menos Konami acaba de aclarar que ha descontinuado la producción del juego que se iba a llamar Silent Hills, y que tuvo un demo, P.T. (o 'playable teaser'), que aún se puede conseguir en la PlayStation Store para PS4 (hasta el 29 de abril… ¡corre a descargarlo ahora!).
Ese proyecto en el que estaban involucrados el productor de juegos Hideo Kojima, el productor y director de cine Guillermo del Toro, y el actor Norman Reedus, ya no continúa en los planes de Konami. Pero la compañía dice que aún tiene planes para la franquicia Silent Hill.
Con esta noticia, mala para mí, tengo que especular algo: Konami está atravesando por una dura crisis financiera. El rumor que comenzó el 19 de marzo de 2015 fue una bolita de nieve que se convirtió en la peor de nuestras pesadillas. Ante el "Kojima va a dejar Konami después de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, la reacción general fue de "Nah, eso se dice en cada Metal Gear y nunca se va".
Pero esta vez fue en serio; esta vez fue como si viéramos a Pedro siendo devorado por los lobos. Konami quitó todos los logos relacionados con Kojima y Kojima Productions de sus juegos, existentes y por existir, ante la muchedumbre furiosa exigiendo respuestas de la compañía y defendiendo al martir Kojima, quien ha permanecido en silencio desde entonces.
¿Sabes por qué se canceló "Silent HIlls"?
¿Sabes por qué se canceló "Silent HIlls"?
En los días posteriores, los gamers y opinadores expresaron en foros de Internet y redes sociales sus preocupaciones sobre los acontecimientos, donde, claro, destacaba la posible cancelación de Silent Hills. Si Konami rompió la relación con Kojima y todos sus proyectos, ¿por qué habría de mantener un proyecto sin el productor?
Y sucedió. La onda de expansión del impacto de Kojima llegó hasta Silent Hills de manera violenta, ya que parece que ni a Guillermo del Toro ni a Norman Reedus les avisaron de forma diplomática. A Guillermo del Toro le preguntaron sobre Silent Hills en el Festival Internacional de Cine de San Francisco, y respondió que ya no iba a pasar nada más. ¿Cómo supo? ¿Por qué no dijo antes? Del Toro parecía decepcionado, tal como Reedus, quien parecía haberse enterado por terceros y no por un aviso de Konami, por Twitter lamentó el fin del proyecto de Silent Hills.
Los hechos: Konami confirmó que el contrato con Norman Reedus había terminado. Aparentemente él (y me atrevo a especular que toda la producción de Silent Hills), tenía un contrato temporal, mismo que terminó y que no se renovará. Me da la impresión de que había un trámite burocrático normal, donde Kojima Productions, representando a todos los involucrados en el proyecto, había pactado legalmente cierto tiempo de producción con Konami y que, de continuar, sólo habrían renovado el contrato, ampliando su validez por tiempo indeterminado.
Pero ya no.
Los hechos: la mañana del 27 de abril de 2015, Konami confirmó que ya no continuaría con el proyecto de Silent Hills. ¡Órale, lárguense todos, a sus casas! ¡La fiesta terminó!
Ya no hay nada que hacer con ello. El proyecto no revivirá ni con todas las firmas del mundo en change.org ni con la campaña más grande en la historia de Kickstarter. La decisión, a mi parecer, es irreversible.
Lo único que me queda por hacer es revisar esta cronología y tratar de adivinar qué es lo que está pasando en Konami. Y lo que pienso es que tienen un problema fuerte de dinero. Creo que algo tiene que ver con alguna pelea que hayan tenido con Hideo Kojima y su estudio, pero la verdadera razón, creo, es económica.
¿Por qué? Por la fecha en la que ocurrió todo. El fin del año fiscal. La fecha en la que se presentan las cuentas del ejercicio 2013-2014 y los planes para el año fiscal 2014-2015. Los inversionistas se reúnen para preguntar, "¿y mi dinero?" Para preguntar, "¿cómo voy a ganar dinero el próximo año fiscal?". Es cuando las compañías muestran sus planes, mostrando números: "Nuestra famosa franquicia, Metal Gear, ha generado xxx número de ganancias y ustedes han invertido xxxx millones de dólares, por lo que con nuestro lanzamiento de Metal Gear Solid V esperamos multiplicar su inversión por xxx y ganaremos mucho y bla bla bla".
¿Por qué Konami habría de mutilar una fuerza que genera mucho dinero, como Hideo Kojima, y Kojima Productions, como castigo sólo porque hubo un pleito entre ellos? No creo que terminar la relación comercial por una discusión creativa le conviniera a ningún bando, ni a Kojima Productions, quien tiene la distribución infalible de Konami, ni a Konami, quien tiene un buen número qué mostrarle a los inversionistas con lo que ha hecho Kojima y su estudio.
Con el rompimiento, ni Kojima ni Konami ganan. Tengo dos hipótesis sobre por qué tronaron estos dos entes, llevando al fatídico desenlace de la cancelación de Silent Hills.
¿Sabes por qué se canceló "Silent HIlls"?
¿Sabes por qué se canceló "Silent HIlls"?
1. Kojima quería más dinero. Aprovechando que con el fin del año fiscal viene la época de renegociaciones y nuevos contratos, es posible que Hideo Kojima haya pedido más dinero para seguir con Konami, en un acto desesperado por salir de la monotonía. "Ya estoy harto de hacer Metal Gears, pero estoy dispuesto a seguir con ustedes si me pagan el triple", presiento que fue la actitud de Kojima. "No, gracias", pudo haber sido la respuesta final de Konami, llevando a un violento final de relación y cancelando con frialdad Silent Hills. Supongo, bajo esta hipótesis, que el contrato de producción para Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, se extendía hasta el día del lanzamiento, y es por eso que, legalmente, Kojima no podría desatender esa producción hasta septiembre de 2015. Pero al ser Silent Hills un proyecto en una fase tan temprana, pues no hubo problemas para terminar con él definitivamente.
2. Silent Hills y Hideo Kojima eran muy caros. Ante la junta con los inversionistas, Konami se dio cuenta que no tenía forma de presentar números positivos manteniendo a Hideo Kojima y sus proyectos multimillonarios como Silent Hills (con Del Toro y Reedus abordo, por ejemplo), como parte de la contabilidad.
La situación quizá era tan desesperada, que tuvieron que analizar qué carga iban a lanzar al mar antes de que el barco se hundiera. Y le tocó a Kojima. En esta hipótesis, Konami no quería dejar ir a este veterano director, ni a Silent Hills ni a Kojima Productions, pero tal vez era necesario para seguir navegando en esta industria que, definitivamente, está en una etapa crítica de transformación.
En mis dos hipótesis, sólo puedo ver que la decisión de la cancelación del Silent Hills fue por dinero. Konami no quiso o no pudo pagar la producción, en el momento del año en el que los números no mienten y hay que rendir cuentas con dinero y no con promesas a los que mueven los hilos de todo este circo: los inversionistas. Y justo al momento de enviar esta columna, me enteré que Konami dejó de cotizar en la bolsa de Nueva York, abandonando el territorio americano para sus negocios. Esto me hace pensar con aún más fuerza que la compañía ya no tenía capital para sustentar proyectos caros y que su modelo de negocios ya no funciona.
¿Qué nos queda? Bajar el demo P.T. de Silent Hills, que estará disponible en la PlayStation Store hasta el 29 de abril de 2015 y que, después de eso, no volverá jamás. Un bonito souvenir que nos recordará con nostalgia un juego que prometía ser muy divertido, y uno de los episodios más oscuros y extraños del negocio de los videojuegos.