Artur Victor celebrates after scoring against Libertad
© Nathalia Aguilar/Getty Images
Fútbol

Juventud, talento y visión: las claves de futuro del Red Bull Bragantino

El Director Deportivo del Red Bull Bragantino, Thiago Scuro, tiene un plan para transformar su club de aquí a 2025 y estimular un cambio en todo el fútbol brasileño.
Por Brian Homewood
5 minutos de lecturaPublicado el
El Red Bull Bragantino afronta la final de la Copa Sudamericana contra el Athletico Paranaense el sábado 20 de noviembre con la posibilidad de ganar su primer trofeo continental.
Lee nuestra entrevista previa al partido en Montevideo para saber más sobre el rápido ascenso del Director Deportivo, Thiago Scuro, el hombre que dirige la transformación del ‘Braga’ desde 2019.
Junto a los resultados en el campo, Scuro quiere que el club se convierta en un centro de alto rendimiento de fútbol para toda Sudamérica. También cree que pueden ayudar a estimular un cambio del fútbol brasileño en cuanto a pensamiento táctico, llevándolo hacia el estilo intenso y de alta presión que se ha extendido en Europa.
Director Deportivo del Red Bull Bragantino, Thiago Scuro.
Thiago Scuro espera inducir un cambio al fútbol brasileño.

¿Por qué elegiste a Maurício Barbieri como tu entrenador?

Thiago Scuro: Le conozco desde hace casi 20 años y estoy muy seguro de su nivel de conocimiento, su trabajo, su carácter y sus cualidades como persona y como profesional.

Hemos tenido conversaciones en las que hemos hablado de nuestro deseo de jugar con un estilo agresivo, con jugadores jóvenes que pudieran mejorar.

Su habilidad para implementar este estilo fue un factor decisivo, puesto que no es fácil de encontrar en el fútbol brasileño. Éste tiene normalmente un estilo de juego más conservador, con una línea profunda, más preocupado en la defensa que en el ataque.

Somos el equipo más intenso en la Serie A y esto son datos, no una opinión. Somos el equipo que gana más balones en el tercio final del campo, así que hemos construido esta idea de jugar y trabajar de una forma más compacta.

El fútbol brasileño está evolucionando en este sentido. Especialmente nosotros, con el trabajo de Barbieri, estamos ayudando a crear esta (nueva) cultura.

El jugador del club brasileño Red Bull Bragantino, Artur, celebra el penalty marcado contra el Libertad de Paraguay en el estadio Nabi Abi Chedid el 22 de septiembre de 2021.
Artur, de Red Bull Bragantino, celebrando en el estadio Nabi Abi Chedid

¿Cuáles son tus prioridades actuales en el club?

Hicimos un plan en 2019 con el objetivo de transformar el club en todos los niveles para 2025. Teníamos que invertir en jugadores, en cuerpo técnico, en tecnología y en equipamiento para mejorar la operativa del fútbol. Ahora estamos comenzando la segunda fase, que es invertir en infraestructura, para tener un centro de entrenamiento que ofrezca las condiciones necesarias para jugar al fútbol de alto nivel.

También esperamos presentar próximamente un plan para transformar el estadio Nabi Abi Chedid en un recinto deportivo con 16.000 asientos para la cuidad y la región. Junto a todo esto, para 2022 tenemos un plan ambicioso para transformar Red Bull Bragantino en uno de los mejores clubes de la categoría juvenil de Sudamérica. Invertiremos mucho en el desarrollo del equipo de la categoría juvenil para que en unos pocos años tengamos grandes jugadores y atletas que se hayan formado en el club.

¿Crees que Brasil sigue siendo un productor de talento de primer nivel?

Definitivamente sí, pero queremos que los jugadores comprendan las exigencias de ser profesional y asegurarnos de que reciben ayuda para desarrollarse táctica y mentalmente y no quedarse en tener calidad con la pelota, que es lo natural en Brasil.

Ya lo estamos haciendo y los jugadores que han estado con nosotros están adquiriendo un standard internacional. Claudinho es un ejemplo. Gracias a nuestro trabajo se ha convertido en el mejor jugador de Brasil y hoy está destacando en el Zenit St Petersburg. Léo Ortiz ha sido convocado con la selección brasileña. También Artur.

Creo que nos estamos moviendo en la dirección correcta para mejorar la reputación del jugador brasileño como si estuviéramos en los años 90.

También tienes jugadores de otros países de Sudamérica…

Esto es parte de nuestra estrategia como club y como grupo. Queremos que Red Bull Bragantino se convierta en un centro de talento para Sudamérica. Nuestros ojeadores trabajan en todo Sudamérica buscando jugadores jóvenes con nuestro perfil.

Hoy tenemos a Tomás Cuello, que es argentino, Jan Hurtado, que es venezolano, César Haydar, que es colombiano, Leo Ralque es ecuatoriano y ahora Emiliano Martínez, que es uruguayo.

¿Cómo consigue la filosofía del club sacar lo mejor de los jugadores jóvenes?

Creo que es nuestra idea de jugar y tener un entorno motivacional en el club donde puedas trabajar, desarrollarte y crecer. Por ejemplo, Ortiz es un defensa inteligente. Es rápido y bueno con la pelota. Pero jugar en una línea defensiva alta, donde el defensa participa en construir los movimientos desde atrás, es algo poco habitual en Brasil. Lo hemos gestionado para aprovechar al máximo sus cualidades.

Leo Ortiz controla el bajón en la primera semifinal de la Copa Sudamericana contra el Libertad de Paraguay el 22 de septiembre de 2021.
Leo Ortiz, central de Red Bull Bragantino

¿El plan es mantener en el futuro a los jugadores en el club durante más tiempo?

Independientemente de la filosofía de cualquier club, en Sudamérica hay una cultura muy fuerte de vender jugadores. Especialmente en Brasil. Los jugadores sueñan con ir a un club europeo grande por varios motivos, como mejorar económicamente, jugar para Brasil y jugar en la Champions League. Desafortunadamente, Brasil vendió muchos jugadores en una fase muy temprana y han fracasado en Europa.

Nuestro objetivo es que los jugadores se queden más tiempo en Brasil. Esto es algo que el fútbol tiene que corregir. Estamos intentando hacer ver a los jugadores, a sus familias y a sus agentes que si tienen dos o tres años de éxito aquí, después estarán mejor preparados para los retos del fútbol europeo

Nuestro mayor reto, sin embargo, es reemplazar a un jugador clave cuando sea transferido. Hoy estamos anticipándonos para planificar transferencias y sustituciones que puedan surgir en el futuro.