Technology

La mejor tecnología que tenemos para limpiar el aire

© Daan Roosegaarde
Por Phil Barker
A la vez que aumenta la población y el desarrollo de los países, la polución del aire y el CO₂ son problemas que afectan a todo el planeta. Repasamos las mejores tecnologías para eliminar el carbono.
Cuando en nuestra habitación el aire está muy enrarecido basta con abrir la ventana para que entre aire limpio. Por desgracia, si hablamos del planeta, el problema no es tan fácil de solucionar. Llevamos décadas echando millones de toneladas de carbono a la atmósfera. La calidad del aire en las ciudades se está convirtiendo en un tema cada vez más crítico. Ya es hora de actuar.
Hay varias tecnologías que nos pueden ayudar a limpiar la atmósfera. Las posibles soluciones son muy variadas, desde hojas fabricadas por el hombre capaces de realizar la fotosíntesis de manera artificial hasta enormes aspiradoras de humo que literalmente atrapan el carbono del aire.
Así que sigue leyendo y descubre cinco proyectos que están ayudando a limpiar a nuestro planeta de los residuos de carbono.

1. La hoja artificial

Estamos rodeados de plantas y árboles, pero la deforestación y la enorme población mundial hace cada vez más difícil contar con flora suficiente que atrape el dióxido de carbono (CO₂) y suelte oxígeno a la atmósfera. Las hojas artificiales podrían ser nuestra salvación de acuerdo con un equipo de la University of Illinois at Chicago (UIC). Estas hojas artificiales son capaces de convertir el dióxido de carbono en monóxido de carbono y oxígeno. El monóxido de carbono se podría utilizar para producir combustibles sintéticos, mientras que el oxígeno se soltaría a la atmósfera. La UIC asegura que su invento puede ser hasta 10 veces más eficaz que las hojas naturales a la hora de convertir el CO₂ en combustible.

2. Smog Free Tower

Nos encanta la idea de unas hojas artificiales capaces de tratar el carbono, pero quizá el público en general no se enganche con el proyecto. El plan titulado Smog Free Tower es mucho más espectacular pues casi parece una obra de arte y podría cambiar la vida en la Tierra. El concepto es muy sencillo, una torre de 7 metros de altura hace las funciones de aspiradora gigante, absorviendo las partículas nocivas y expulsándolas después de haber sido filtradas. De acuerdo con el diseñador holandés Daan Roosegaarde, la torre es capaz de limpiar más de 30.000 metros cúbicos de aire por hora. Pensamos que quedaría muy bien en medio de cualquier parque urbano o en otros lugares de la ciudad.

3. Direct Air Capture de Carbon Engineering

La industria, la producción de alimentos y el aumento de la población son los causantes de que las emisiones globales de CO₂ aumenten un dos por ciento. Si de verdad queremos tener un impacto no habrá más remedio que pensar a lo grande. Algo en lo que está de acuerdo Carbon Engineering, una compañía canadiense financiada por Bill Gates que tiene como objetivo aspirar el dióxido de carbono de la atmósfera con una tecnología denominada Direct Air Capture (DAC). De acuerdo con Carbon Engineering, cada instalación DAC será capaz de capturar al año un millón de toneladas de CO₂, que pueden ser almacenadas bajo tierra o convertidas en combustibles sintéticos limpios.

4. La planta de energía de carbono negativo

Las centrales eléctricas que generan su energía mediante la quema del carbón son unos grandes contribuyentes a las emisiones globales de CO₂, así que es vital emplear métodos más ecológicos si queremos limpiar la atmósfera. La Hellisheiði Power Station que se encuentra cerca de Reikiavik (Islandia) no solo produce electricidad de manera limpia al utilizar vapor de agua para accionar las turbinas, sino que además es parte de un proyecto llamado CarbFix. El objetivo de este plan es capturar el CO₂, mezclarlo con los minerales del subsuelo y crear un mineral estable que se pueda almacenar en vez de liberarlo a la atmósfera.

5. Convertir las emisiones de carbono en energía

Almacenar el CO₂ es una manera de limpiar el aire que respiramos. Un equipo de científicos en la UNIST (famosa universidad de Corea del Sur) ha estado estudiando la manera de convertir las emisiones en energía. Los científicos ya han sido capaces de transformar moléculas de CO₂ en otros materiales. “Si la acidez aumenta, el número de protones también aumenta, lo que a su vez hace que la potencia para atraer electrones sea mayor. Si se fabrica una batería empleando este sistema, se puede producir electricidad al mismo tiempo que se elimina CO₂”, explicaron responsables de la UNIST. Suena algo complicado pero sería fabuloso si la Universidad de UNIST es capaz de producir energía a partir de dióxido de carbono. Ya solo falta que el sistema se pueda implementar a gran escala.