Imagínate correr Pipeline solo con tus mejores amigos por 3 días, con tiempo de espera para agarrar las condiciones perfectas y la posibilidad de ganar US$ 40mil en el proceso. Este sueño se volvió realidad gracias al mítico campeonato organizado por DaHui y denominado el Backdoor Shootout en homenaje al Duke Kahanamoku, el Embajador del surfing moderno.
El Backdoor Shootout es un campeonato creado por los Hawaianos y elaborado por el máximo local del North Shore Eddie Rothman. Él vio algo que no le gustaba. Cuando venía el WSL a Hawái a hacer sus campeonatos -especialmente el Pipe Master-, muy pocas veces había un hawaiano clasificado. Los mejores surfers del North Shore y especialmente de Pipeline se quedaban en la arena mirando.
Así nació el Backdoor Shootout. Un campeonato donde se puede correr Pipeline y revalidar las tradiciones y cultura Hawaiana. Lo único qué hay que hacer para participar es pagar una cuota de entrada. El límite es de 8 equipos.
Acá no hay licras. Todo el equipo entra al agua a la misma vez por 1 hora durante 3 días y el máximo puntaje no es 10 sino 12. Al final, el surfer que tiene las mejores olas gana el evento.
El Inkateam entró a este evento gracias al soporte de Tubos Surf School, escuela de tabla que viene apoyando al surfing nacional de una manera espectacular en el mejor centro de entrenamiento del mundo: Hawái.
El equipo peruano está conformado por un contingente bravo que ya ha hecho historia en Pipeline: Gabriel Villarán, Álvaro Malpartida, Cristóbal de Col, Joaquín del Castillo y Alonso Correa.
Para estar atento a las actuaciones del equipo peruano, sigue en Instagram al @inkateam

Conoce más del surfing con nuestro ABC...

Surf · 27 minutos
El ABC de... Surfing